La forma más sencilla de alcanzar la libertad financiera

conseguir-libertad-financiera

La libertad financiera es algo a lo que todos los trabajadores, sin excepción, aspiran. Pero, el día a día nos consume. Queremos hacer algo para algún día decir “Soy libre económicamente”, sin embargo, no tenemos el conocimiento financiero suficiente como para lograrlo. No toda la culpa de su situación la tiene su salario bajo. O sus altos egresos. La forma más básica para conseguir nuestra libertad financiera es a través de esta sencilla operación:

+             Ingresos

–              Gastos

+/-         Rendimientos

+/-         Impuestos

=             Resultado final

Vayamos por partes, entonces:

INGRESOS

Si estás en plena edad de productividad máxima (entre los 20 y los 39), debes enfocarte en este punto. Busca incrementar tus ingresos lo máximo posible. Para eso tienes que dar todo de ti en tu empleo, o en tu emprendimiento. No descuides tu capacitación y asesórate con gente, ligada a tu rubro, con mayor experiencia. Una conclusión muy sencilla: en la juventud y primera adultez, tu mejor inversión serás tú mismo.

GASTOS

No hay que gastar en lo que no necesitamos. Es tan simple, y a la vez, tan complicado de cumplir. Haz una lista de gastos que consideras necesarios para tu estilo de vida, lo demás descártalo.

RENDIMIENTOS

Haz trabajado durante varios años, y has logrado acumular un cúmulo importante de dinero. Suponemos que has invertido gran parte de ese capital en activos, y únicamente te habrás quedado con un mínimo indispensable para emergencias. No esperes hasta mañana. Comienza desde ahora. Cuando tu productividad baje (por el paso de los años), ya no dependerás de tus ingresos exclusivamente(o no deberías hacerlo), sino de la rentabilidad que te dejan tus activos (acciones, bonos, fondos mutuos, bienes raíces, negocios, etc.)

IMPUESTOS

Puede resultar complicado tratar de comprender en qué consisten los impuestos que estás obligado a pagar. Pero, créeme que la única forma de alcanzar la libertad financiera es conociendo, por lo menos de manera básica, las tasas que estás pagando.

Cuando tus ingresos y rendimientos superan a tus gastos e impuestos, podrás declararte como una persona que ha conseguido la ansiada libertad financiera. Pero, si aún no te has atrevido a sacar los números en limpio, ¿cómo piensas alcanzar dicha libertad?

Vía: elinversorprudente.blogspot.com.es

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion