La Inflación afecta nuestras finanzas personales

La Inflación afecta nuestras finanzas personalesLa Inflación es a grandes rasgos el ritmo al que aumenta el costo de vida en un determinado país durante un determinado período. Se mide tomando como referencia el nivel de precios de una canasta de bienes básicos representativos del consumo de la población, buscando reflejar el consumo de un habitante promedio.

 

De hecho, es uno de los tres grandes indicadores económicos que permiten medir el desarrollo y el bienestar de una economía, al lado del Producto Bruto Interno (PBI) y el nivel de desempleo, de los cuales también hemos escuchado en repetidas oportunidades.

El problema es que quizá entendemos la importancia de la inflación como indicador macroeconómico, al cual los gobiernos de nuestros países dedican buena parte de su atención (tanto para definir un nivel meta como para implementar las políticas económicas que les permita alcanzarlo), pero no llegamos traducir su impacto en nuestras finanzas personales.

La inflación tiene, entonces, un impacto directo en nuestras finanzas básicamente en dos aspectos:

– Afecta nuestra capacidad adquisitiva y, en caso nuestro nivel de ingresos no aumente por lo menos al mismo ritmo que la inflación, puede perjudicar nuestra capacidad de sostener el nivel de vida al que estamos acostumbrados (o de acumular ahorros con la porción que nos sobra a fin de mes luego de realizar nuestros gastos).

– Puede significar que nuestros ahorros pierdan valor (en lugar de acumularlo) si es que éstos no están generando intereses mayores a la inflación.

Hacerle un seguimiento cercano al nivel de inflación en tu país es un ejercicio relevante para evaluar el avance hacia tus objetivos financieros y para realizar cualquier ajuste que sea necesario en el camino a ellos. No se trata, entonces, de un indicador macroeconómico con el cual no tenemos nada que ver. Por el contrario, la inflación ofrece información importante sobre el bienestar de tus finanzas actuales y, especialmente, futuras.

Fuente: Finanzaspersonalesparatodos

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion