Las 5 peores cosas que nunca debes hacer con tu primer sueldo

No hay que dejarse atrapar por el consumismo, por ello ofrecemos sencillos consejos para que desde un inicio se aprenda a manejar con éxito las finanzas personales. 

Para quienes recién van a empezar su trayectoria profesional y recibirán un sueldo por primera vez, o bien, si tienen menos de dos años trabajando, deben poner atención no sólo en sus labores diarias, sino en la forma en cómo se gasta el dinero que se recibe.

Hay que recordar que esta es la etapa en que se está forjando la salud financiera a mediano y largo plazo por lo que se deben poner mucha atención a las siguientes recomendaciones, según el portal ComparaGuru.com.

1. Gasto hormiga la oficina

En ComparaGuru.com han hecho un experimento varias veces de medir cuánto dinero se va en esos “pequeños” desembolsos diarios en la oficina: los dulces, el café, el cigarro, la compañera que vende por catálogo… gastando una suma importante al mes. ¿Por 12 meses? Hay que ponerse a pensar seriamente.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


2. Prestar dinero o volverse aval solidario

Si luego de recibir el primer sueldo en la quincena o fin de mes, pero te topas con un familiar o amigo que pide un préstamo o ayuda para pagar un crédito. Es un error prestarle dinero. La madurez financiera aún no llega, y asumir la deuda de un tercero es una vía rápida para las crisis económicas del futuro.

3. Deudas mayores a 12 meses

Hay que preguntarse, ¿estás 100% seguro de que estás en el empleo indicado? ¿aún estás en el periodo de tres meses de prueba? No se deben asumir créditos hasta afianzar una estabilidad con la que uno se sienta cómodo. Hay que disfrutar cada etapa del crecimiento económico.

Te puede interesar: Gastos hormiga que afectan tu economía sin que te des cuenta

4. No comenzar un historial crediticio bueno

Tan malo es endeudarse, como no hacer nada de provecho con el dinero. El empleado se encuentra en el periodo ideal para sacar una tarjeta de crédito de bajos requisitos y comenzar una impecable trayectoria financiera.

5. Desperdiciar los bonos

Una de las principales ventajas de ser asalariado o empleado, es disfrutar de esos beneficios del mundo laboral, como son los bonos, aguinaldos y prestaciones. No informarse de lo que se merece equivale a perder el dinero. Hay que averiguar qué prestaciones ofrece la empresa donde se trabaja y planearlo a largo plazo, pues es dinero que tarda al menos un año en reflejarse en la cuenta. Y, finalmente, pensar en las prestaciones como el mejor incentivo para comenzar el ahorro propio.

Vía: gestion.oe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL