Lo que debes saber antes de pedir una hipoteca

hipoteca

Sin duda que tener una casa propia es el sueño para muchos. Y si tienes en mente realizar este paso y estás analizando la idea de obtener una hipoteca pero no sabes como funcionan, aquí te ofrecemos algunos tips para que tomes la mejor decisión posible.

¿Que es una hipoteca?

Una hipoteca es un préstamo que se da teniendo como garantía la propiedad a comprar. Es decir, si se piensa comprar una casa, entonces el prestamista (usualmente un banco) ofrece el dinero por lo que la casa es la garantía.

Si en algún momento ya no se puede seguir pagando, el prestamista recibirá la casa como pago. Si se cuenta con un buen historial crediticio, ingresos fijos y ahorros, se tiene mayores posibilidades de obtener una hipoteca con mejor interés.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Lee también: 5 consejos para que consigas mejores hipotecas

El pago de la hipoteca

Toda hipoteca tiene un pago inicial y pagos mensuales. El pago inicial es la suma que pagas por adelantado que permitirá reducir la deuda. Se puede aportar tanto dinero como se quiera y se pueda. Lo normal es que el pago inicial, pero es posible encontrar hipotecas que requieren apenas el 3% o 5%. Lo ideal sería que se aporte tanto como sea posible en el pago inicial

A su vez, los pagos mensuales son un poco más complicados de entender para muchos porque están compuestos por cuatro factores:

  • Pago principal. Es la cantidad que debes después de restar el pago inicial del valor total de la casa.
  • Interés. Es el dinero que el prestamista te cobra por la cantidad que le pediste.
  • Es el dinero que debes pagar por impuestos de propiedad y que suele ser guardado en una cuenta específica. Aquí se guarda el dinero hasta que la hipoteca se paga y deben entregarse los impuestos a Hacienda.
  • La mayoría de las hipotecas te piden la compra de seguro de riesgo para protegerse contra pérdidas por incendio, tormentas, robos, inundaciones y otras catástrofes potenciales.

Estos cuatro pagos se suman y el resultado se divide entre el número de meses que la hipoteca durará. Lo ideal es elegir las hipotecas de menor tiempo de duración porque los intereses serán menores aunque el pago mensual total parezca mayor.

Hipotecas de tasa fija vs hipotecas de tasa ajustable

Las hipotecas de tasa fija tienen un interés que no cambiará durante el préstamo. No sólo la tasa de interés nunca cambia, sino que el pago mensual será el mismo por los 15, 20 o 30 años que dure. Los números únicos que pueden cambiar son impuestos a la propiedad y cualquier pago por seguro. La desventaja es que las tasas de interés suben y bajan siguiendo el ritmo de la economía.

Por lo tanto, cuando la economía está creciendo, las tasas de interés también se elevan. Esto puede convertirse en un problema si la tendencia de la economía sube y tu pierdes tu empleo o enfrentas una emergencia.

A pesar de sus desventajas, esta clase de hipoteca resulta atractiva para quienes planean permanecer en la misma casa más de 10 años, tienen estabilidad económica y algunos ahorros que les permitirán pagar sin problema.

Otro tipo de hipotecas son las de tasa ajustable. En estas verás que la tasa de interés que cambia, generalmente una vez al año, según las cambiantes condiciones del mercado.

Esto afecta directamente al pago mensual de tu hipoteca y resulta muy atractiva porque tu tasa inicial mucho menor a cualquiera de tasa fija. Debido a que los pagos son variables, siempre debes estar atento a los cambios que se dan en la tasa de interés, el tiempo que transcurre entre uno y otro y las tasas de interés.

Vía:salemsoftware.org
Foto:libremercado.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO EMPRESARIAL

Artículos Relacionados

comments