Los 7 pecados que condenan tus ahorros personales

Descubre cuáles son los vicios financieros más comunes y cómo desterrarlos para que tu ahorro se vaya al cielo.

finanzas-personales

Si entre tus hábitos financieros está la de gastar toda la quincena, por ejemplo, en compras compulsivas,  y se evita organizar los recursos, sin duda que tus ahorros irán directamente el infierno.

Y es que existen varios pecados financieros recurrentes entre los ahorradores que te damos a conocer y  cómo puedes cambiar esos hábitos que perjudican tus finanzas personales.

1. Lujuria

No se trata de pensar en sexo. En las finanzas personales, el primero de los 7 pecados capitales es soñar en lugar de tomar acción.; es decir, fantasear sobre lo que se haría con más dinero, lo que se podría comprar, etc. No hay que perder el tiempo soñando con tener más dinero, y en vez de eso, hay que tomar medidas para reducir los gastos o aumentar los ingresos.

2. Gula

Es lo que ocurre cuando se quiere conseguir las cosas de forma rápida. Esas ansias de triunfo pueden llevar a arriesgarse demasiado, por ejemplo, si se opta por inversiones con una alta rentabilidad (es decir un alto riesgo). Si se quiere mejorar las  finanzas personales, es un trabajo de fondo, y no te conviene probar atajos.

3. Avaricia

En economía personal, la avaricia es el peor de los 7 pecados capitales, porque te desvía del concepto que se debe tener del ahorro. Hay que preguntarse si realmente se está siendo austero o si ya se ha cruzado la delgada linea roja.

Te puede interesar: 5 sencillos consejos para ahorrar dinero

pecados-capitales

4. Pereza

Dejar para mañana las decisiones que pueden mejorar la economía hoy, o dedicarse a hacer solo la parte que gusta de las cosas difíciles, es una forma de pereza que junto a la lujuria suelen ir de la mano en esto de los pecados financieros.

5. Ira

Enfadarse es una respuesta emocional a la frustración al no obtener algo. Pero alterarse no sirve absolutamente para nada por lo que es mejor relajarse, y analizar lo que se ha hecho mal y corregirlo, porque sus efectos en el trabajo puede ser devastador. Hay que aprender a no mezclar las emociones con las decisiones financieras.

6. Envidia

La envidia y la necesidad de mostrarse con una imagen de triunfo social conducen a verdaderas catástrofes en las finanzas personales. Hay que centrarse en uno mismo, en quien es y en quien se quiere ser. Además, se debe definir los objetivos de vida y olvidarse de lo que puedan pensar los demás. hay que recordar que estatus social basado en el gasto es una mentira.

7. Soberbia

Nunca hay que creer que uno siempre tiene la razón en todo. Los buenos resultados que se haya podido conseguir no implican que se vaya a obtenerlo en el futuro. Una cosa es la confianza en uno mismo y otra muy distinta la soberbia. Hay que ser humilde y escuchar los consejos de los demás.

Vía: ideasyahooro.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados