Los 7 principios para llegar a ser ricos, según George Clason

babilonia

Uno de los libros más populares sobre finanzas personales, “El hombre más rico de Babilonia” de George Clason, nos muestra como un anciano Arkad se convirtió en la persona más acaudalada de esa parte del mundo siendo un simple escribiente. El rey de Babilonia estaba contrariado: su tierra era cada vez más prospera, sin embargo, los ciudadanos estaban más descontentos. Halló la razón de todo esto: la riqueza se había concentrado en unos pocos. ¿Quién le daría la solución?

No se le ocurrió mejor idea que llamar a Arkad para que guiara a las almas de Babilonia. Él, en retribución a todo lo que le había entregado su tierra, les obsequió estos 7 principios a su audiencia:

PRIMER PRINCIPIO: EL AHORRO

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Arkad les asegura que si cada uno ahorra por lo menos una décima parte de lo que ganan, ya están camino a convertirse en ricos. Solo el que se adscribe a un presupuesto puede escaparse de las presiones de su descuidada voluntad.

SEGUNDO PRINCIPIO: REDUCIR LOS GASTOS

El hombre más rico de Babilonia los alecciona a solo optar por gastar lo indispensable, y hacer cuentas para lograr obtener un gran capital para gastos fuertes.

TERCER PRINCIPIO: LA INVERSIÓN

Para Arkad, el dinero que se guarda indiscriminadamente solo enorgullece a almas miserables. Sostiene que lo mejor es buscar cómo hacer para que el dinero ahorrado se multiplique, por tanto, nunca hay que tener el capital dormido.

CUARTO PRINCIPIO: SABER EN QUÉ INVERTIR

Cuando se tiene dinero, los amigos o conocidos se nos acercan para hablarnos de sus grandes proyectos de inversión. No le creas a ninguno. Primero, debemos asesorarnos correctamente para evitar pérdidas tontas.

QUINTO PRINCIPIO: INVERTIR EN TU PROPIO HOGAR

El hombre rico sostiene que nuestra primera y mejor inversión es la de poseer un hogar propio. Una casa nos aliviará de muchos inconvenientes, como el pago de alquileres, problemas de empleo, etc.

SEXTO PRINCIPIO: ASEGURAR TU VEJEZ

Arkad era un visionario: predicó que todo hombre debe ser precavido, y debe guardar parte de su dinero para la ancianidad. Sin embargo, indica que lo mejor es no hacerlo con el dinero bajo el colchón. Lo mejor es tener propiedades que puedan darnos algún tipo de renta, o hacer multiplicar el capital a través de prestamistas o personas cuyo negocio sea el dinero.

SÉPTIMO PRINCIPIO: INVERTIR EN UNO MISMO

El principio final es algo que aún muchos parecen  ignorar: si quieres obtener un mejor salario, sé cada vez mejor. Aprende a competir en tu trabajo, distribuye parte de tu capital para adquirir nuevos conocimientos, acércate a los que más saben en tu rubro. Esta tarea es más fructífera que cien pedidos de aumento de salario a un jefe.

Vía: “El hombre más rico de Babilonia” por George Clason

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario