Nuevas empresas, una buena inversión

Invertir en nuevas empresa es una actividad que año con año crece, hacerlo involucra más que llevar recursos financieros, también se invierte tiempo para orientar al emprendedor y comparte con él conocimientos de mercado y contactos, todo para hacerlo una gran empresas.

Ser un inversionista ángel (Individuos que invierten en negocios esperando un retorno mayor que el esperado en inversiones tradicionales) o pertenecer a un club de inversionistas, es una activad que desde 2009 está en boga en los negocios, sobre todo entre empresarios que ya tiene un largo camino en el sector y buscan diversificar sus inversiones.

¿En qué empresas invertir?

Una de las ventajas es invertir en nuevas empresas innovadoras, se trata de organizaciones jóvenes, con productos o servicios únicos, enfocadas en mercados nacionales e internacionales, con amplias perspectivas de crecimiento e incubadas en organizaciones serias.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




¿Cómo se invierte?

Una vez que ya se tiene seleccionada la empresa, se firma un contrato de inversión por el cual el inversionista se compromete a hacer una aportación en efectivo y el empresario a cambio lo hace su socio. Por lo regular los contratos son firmados por un periodo a partir de cinco años, tiempo. Al final del periodo podrás seguir siendo socio de la empresa o vender las acciones que tengas.

¿Qué compromiso adquieres?

Al ser un inversionista ángel eres parte la empresa, en primera instancia porque te conviertes en accionista de la empresa y por consecuencia eres parte del Consejo de Administración con voz y voto para tomar decisiones.

También es importante que sepas que te comprometes a compartir tu experiencia con la empresa, para explicarlo, eres el principal asesor del negocios, compartes conocimiento de mercado, estrategias de comercialización, marketing, relaciones públicas, entre otros aspectos.

¿Cuáles son los beneficios?

Durante el tiempo que dure el contrato podrás reclamar parte de las ganancias de la empresa y al final del contrato podrás elegir entre seguir siendo socio o bien con el precio actual de las acciones venderlas a otros socios o al dueño de la empresa.

Más allá del beneficio económico piensa que estás ayudando a una empresa a crecer, generando riqueza al país y creando nuevos empleos y generando una nueva cultura empresarial.

Fuente: Altonivel.mx

comments

Autor entrada: msakiya

Deja un comentario