¿Qué es Ebitda?

Conoce algo más de este indicador financiero muy conocido, e imprescindible en cualquier análisis fundamental de una empresa.

Si el perro es el mejor amigo del hombre, Ebitda es el gran aliado del inversionista. Sobre todo a la hora de buscar ganancias.

Por eso que los analistas y traders profesionales usan las relaciones entre el Ebitda y otros indicadores financieros para saber qué tan atractivas son las acciones de una compañía.

Sus siglas representan, en inglés, las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization), o lo que es lo mismo, representa el beneficio bruto de explotación calculado antes de la deducibilidad de los gastos financieros.

Su mayor ventaja es que facilita las comparaciones y las comparaciones son la mano derecha de muchos a la hora de decidir si es el momento de comprar o es el momento de vender. No son el único factor a tener en cuenta pero aprender a leerlas puede ahorrarle errores de principiante en el mundo de las finanzas.

¿Cómo se calcula el Ebitda?

Se hace a partir del resultado final de explotación de la empresa, sin incorporar los gastos por intereses e impuestos, ni las disminuciones de valor por amortizaciones o depreciaciones, con el objetivo último de mostrar el resultado puro de explotación de la empresa.

Por este motivo, los elementos financieros (intereses de la deuda), tributarios (impuestos), cambios de valor del inmovilizado (depreciaciones) y de recuperación de la inversión (amortizaciones) deben quedar fuera de este indicador.

¿Por qué es importante?

La importancia del Ebitda radica en la sencillez de su cálculo, aunque conviene hacer varias aclaraciones que pueden llevar a una mala interpretación del mismo:

  • El objetivo del EBITDA no es el de medir la liquidez generada por la empresa, ya que aunque este indicador deduce de su cálculo las provisiones y amortizaciones, no incluye otras salidas de tesorería como los pagos financieros tanto por intereses como por la devolución del principal de los préstamos o las ventas y compras que aún no se han hecho efectivas.
  • Al eliminar las amortizaciones productivas no tiene en cuenta las inversiones productivas realizadas ni en el pasado ni en el período actual.
  • Al no considerar el endeudamiento de la empresa, es posible un elevado EBITDA sea consecuencia de un elevado grado de apalancamiento, por lo que la capacidad real de obtener beneficio puede verse reducida de forma considerable.

Te puede interesar: Tipos de análisis de estados financieros

Por tanto, un EBITDA elevado no es necesariamente sinónimo de una buena gestión empresarial, sino de un elevado endeudamiento o de otros factores que condicionan este cálculo. Cabe considerar otros aspectos de forma conjunta en el análisis de una empresa. Por esta razón, es habitual utilizarlo en relación o cociente a otros parámetros como la inversión realizada, las ventas efectuadas o el endeudamiento contraído en un período de tiempo determinado.

En la Bolsa de Valores

El Ebitda es tan conocido y universal que aunque no es obligatorio revelarlo, la mayoría de compañías lo calcula y lo comparte con los inversionistas como parte de los resultados financieros. Los informes de las comisionistas para sus clientes suelen tener muchas referencias al indicador por esa misma razón.

El Ebitda casi nunca aparece solo en los informes, por lo general está expresado en relación con otro indicador en lo que se conoce como ratios o múltiplos. Esos múltiplos son los que permiten comparar acciones de una misma industria o de un mismo país. Aquí hay algunos de los más comunes:

Deuda Neta/Ebitda: muestra qué tan fácil es para una compañía pagar sus deudas o, visto de otra manera, cuántos años le tomaría pagar sus deudas si dedicara toda su caja solamente a hacerlo. Entre más alto, más malo. Algunas veces ese indicador es seguido por las calificadoras de riesgo para saber si una compañía puede mantener o no su grado de inversión.

EV (Enterprise Value)/Ebitda: esta medida incluye la capitalización de mercado (el valor en bolsa) y permite saber si una acción está sobrevalorada o no. Entre más ‘inflado’ esté el valor de una firma, más alto será el número final.

Margen Ebitda: de todos los ingresos que recibe una compañía cuántos se convierten realmente en ganancias operativas, esa es la pregunta que resuelve el margen Ebitda. Este indicador se calcula como la relación entre el Ebitda y las ventas o ingresos totales.

Vía: dinero.com/pymesyautonomos.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados