¿Qué es el análisis de riesgo CAMEL?

Es una evaluación es utilizada principalmente en el sector financiero para hacer mediciones de riesgo corporativo.

La metodología de análisis conocida bajo el nombre de CAMEL fue adoptada, en principio, por las entidades de crédito de los Estados Unidos con el propósito de medir y determinar la real solidez financiera de la grandes empresas de dicho país.

Esto con el objetivo de evaluar su desarrollo gerencial junto con el análisis de algunos indicadores financieros y de riesgo corporativo. CAMEL es la sigla en inglés de Capital, Asset, Management, Earning and Liquidity que, traducido al español podría significar algo así como calidad o idoneidad en Capital, Activos, Manejo gerencial, Utilidades y Liquidez.

Son, pues, cinco las áreas sobre las cuales concentra su estudio la metodología CAMEL requiriendo, a su vez, de información proveniente de siete fuentes: estados financieros, proyecciones y presupuestos de flujos de caja, tablas de amortización de cartera, orígen de la financiación, junta directiva, operaciones de personal y entorno macro económico.

Generalmente para llevar a cabo una evaluación tipo CAMEL se requiere la siguiente información:

  • estados financieros;
  • presupuestos y proyecciones de flujo de efectivo;
  • tablas de amortización de cartera;
  • fuentes de financiamiento;
  • información relativa a la junta de directores;
  • operaciones/patrones de personal;
  • información macro-económica.

Los estados financieros constituyen la base del análisis cuantitativo que realiza CAMEL. Se precisa que las empresas presenten estados financieros debidamente auditados, correspondientes a los últimos tres años, así como estados interinos para el último período de 12 meses.

Los demás materiales requeridos proporcionan información de planificación y muestran la evolución que ha tenido la institución. Estos documentos demuestran a los analistas de CAMEL el nivel y estructura de las operaciones de préstamo.

Te puede interesar: ¿Qué es el Capital Circulante?

Índices

Son cinco los índices comprendidos en este aspecto del análisis: administración, recursos humanos, procesos, controles y auditoría; sistema de tecnología informática; y planificación estratégica y presupuestos.

1. Administración: se centra en torno a cuán bien funciona el directorio o junta directiva de la institución, incluyendo la diversidad de su destreza técnica, su independencia de la gerencia, y su capacidad de adoptar decisiones de manera flexible y efectiva.

2. Recursos Humanos: Evalúa si es que el departamento de recursos humanos proporciona una guía clara y presta el apoyo indispensable para el personal operativo, incluyendo contratación y capacitación de nuevo personal, sistemas de incentivos para el personal, y sistema de evaluación de desempeño.

3. Procesos, controles y auditoría: se centra en torno al grado al que la empresa ha formalizado sus procesos claves y la eficacia con la que controla sus riesgos abarcando toda la organización, según se deduce por su ambiente de control y la calidad de su auditoría interna y externa.

4. Sistema de tecnología informática: evalúa los sistemas de información computarizada y si es que están funcionando eficaz y eficientemente, si se generan informes para fines gerenciales de manera oportuna y exacta. Estos análisis revisan el ambiente tecnológico de la información, así como la magnitud y calidad de los controles específicos introducidos en la tecnología de informática.

5. Planificación estratégica y elaboración de presupuestos: indaga el hecho de si la institución lleva a cabo un proceso comprehensivo y participativo para generar proyecciones financieras en el corto y largo plazo, y si es que el plan es actualizado de acuerdo a las necesidades, y empleado dentro del proceso de tomar decisiones.

Vía: Gestiopolis

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados