¿Qué es el proceso de cierre de cuentas?

Este cierre permite conocer el resultado económico del periodo y cuantificar las ganancias o las pérdidas.

Cuando se acerca el cierre del ejercicio económico y con él, llega la hora de la verdad: se tiene que determinar el resultado, beneficio o pérdida, obtenido a lo largo de los últimos doce meses de gestión del patrimonio empresarial.

¿Qué se debe hacer para calcular el resultado? ¿Cómo se puede diferenciar lo que se ha obtenido durante estos meses de lo que se obtuvo en los doce anteriores?

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Para responder a estas preguntas y a otras similares existe la contabilidad llevada por la empresa desde su constitución hasta el momento actual.

En los registros contables (libro Diario y libro Mayor) se han ido recogiendo, mediante la aplicación de diversas normas de valoración y de imputación temporal (impuestas por la legislación contable, cuya norma central es el Plan General de Contabilidad, PGC), todos los acontecimientos con incidencia económica (hechos económicos) que han modificado cuantitativa o cualitativamente al patrimonio de la empresa.

Pero, ¿cómo se puede determinar el resultado periódico a partir de los registros contables? Mediante un conjunto de procesos agrupados bajo la denominación común de cierre de cuentas.

Procesos

El cierre de cuentas se compone de los siguientes procesos:

1. Revisión de los registros contables:

  • Detección y corrección de errores.
  • Detección y registro de los hechos económicos pendientes de formalización.
  • Reclasificación de los hechos económicos en función de su plazo de vencimiento.

2. Periodificación.

3. Determinación y registro de las amortizaciones.

4. Determinación y registro de las provisiones.

5. Conciliación de los saldos contables y de los valores de inventario.

6. Determinación del resultado antes de impuestos.

7. Determinación y registro del impuesto sobre sociedades.

8. Determinación y registro del resultado después de impuestos.

Cierre de cuentas

Una vez completados los procesos anteriormente descritos y habiendo determinado y registrado el resultado contable después de impuestos podemos considerar definitivamente cerrado el ejercicio económico.

Sin embargo, a efectos contables todavía quedaría pendiente el cierre de todas las cuentas denominadas de balance (cuentas incluidas en los grupos del 1 al 5, ambos incluidos, del PGC).

Para ello se procede a abonar por su saldo todas las cuentas de activo (se denominan de activo todas aquellas cuentas que al cierre del ejercicio presentan un saldo deudor, es decir aquellas en las que la suma de todas las anotaciones realizadas en el debe es mayor que la suma de todas las anotaciones realizadas en el haber) .

Luego, a cargar asimismo por el saldo todas las cuentas de pasivo (se denominan de pasivo todas aquellas cuentas que al cierre del ejercicio presentan un saldo acreedor, es decir aquellas en las que la suma de todas las anotaciones realizadas en el debe es menor que la suma de todas las anotaciones realizadas en el haber).

De esta manera se ha procedido al cierre de la contabilidad en la fecha de cierre del ejercicio económico.

Vía: Gestiopolis

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P