¿Qué es el ratio de solvencia?

Este es un término muy utilizado por muchas empresas cuando analizan la posibilidad de invertir en nuevos proyectos.

¿Te has preguntado si tu negocio escapaz de hacer frente a las deudas? ¿Tienes activos suficientes como para pagar todas las deudas a día de hoy? Si desconoces estos datos, es quizás porque no has calculado el ratio de solvencia de tu negocio.

Cuando una empresa decide realizar alguna inversión necesita que evalúe el ratio de solvencia, es decir, que analice su capacidad económica. Esto se hace comparando sus activos con sus pasivos, para verificar que efectivamente cuenta con los recursos necesarios para hacer frente a sus obligaciones.

Se trata de un ratio financiero que mide la capacidad que posee una empresa para satisfacer sus obligaciones en un momento determinado, mostrando que tan rentable es la empresa si tuviera que pagar todas sus deudas en un mismo lapso de tiempo.

El ratio de solvencia entonces permite comparar los activos y pasivos de una empresa, midiendo además si cuenta con los recursos necesarios para pagar todas sus deudas a corto y largo plazo.

Objetivo

El objetivo fundamental del ratio de solvencia es indicar el grado de compromiso existente entre las inversiones realizadas y el patrimonio de una empresa, considerando solo sus recursos actuales.

Te puede interesar: Cómo elaborar un presupuesto para mi empresa – Parte 1

Fórmula

Cuando el ratio a corto plazo es mayor que el ratio a largo plazo, significa que la empresa posee una gran capacidad de solvencia en su actividad económica.

¿Qué valores son los ideales para mi ratio de solvencia?

Hay tres valores de referencia que debemos tener en cuenta al calcular el ratio de solvencia de nuestro negocio:

1. Si nuestro ratio de solvencia es igual a 1,5, no hay nada de qué preocuparse, ya que es el valor ideal para este ratio.

2. Si nuestro ratio de solvencia está por debajo de 1,5 podríamos decir que nuestro negocio no tiene la solvencia necesaria para afrontar sus deudas a corto plazo. Evidentemente cada empresa es un mundo y no todas han de tener una situación inestable aunque tengan el ratio inferior a 1,5.

3. Si nuestro ratio de solvencia está por encima de 1,5 podemos correr el riesgo de tener demasiado activo corriente, como por ejemplo el dinero en caja, que podría perder valor con el paso del tiempo.

Vía: tributos.net

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments