¿Qué es un balance financiero?

Cuando se dispone a analizar una empresa, además del estado de flujos de efectivo, la cuenta de pérdidas y ganancias, se analiza con gran detenimiento su balance. ¿En qué consiste?

El balance financiero es como el esqueleto de una empresa, pues proporciona información sobre la estructura de activos y pasivos , su distribución en cuanto al plazo de vencimiento para los pasivos, y el grado de liquidez de las distintas posiciones de activo.

Además proporciona una valiosa información sobre la senda que ha seguido la empresa a lo largo del tiempo. Entonces, el balance financiero es la pieza fundamental que sirve a un analista para decidir si una empresa presenta una estructura sólida o no.

Por ejemplo, una mala situación ‘de balance’ y por tanto una mala situación financiera, sería aquella situación en la que una empresa posee gran cantidad de pasivos con vencimiento a corto plazo, y poca liquidez en sus activos (no siendo materializables en dinero líquido a corto plazo). Esta es una situación muy común, sobretodo en la coyuntura actual, en la que gran cantidad de empresas han tenido problemas financieros, principalmente por el plazo de vencimiento de sus obligaciones financieras y un activo de largo plazo.

Hoja de balance

La hoja de balance es distinta de los informes de ingreso y del flujo de dinero. Ella representa el balance, las cantidades, los activos y pasivos de una compañía y la equidad del dueño en un momento determinado.

La palabra balance tiene distintos significados dependiendo del momento. Si se usa en el término de una hoja de balance, se refiere al balance de los dos aspectos de un negocio, el total de los activos de un lado y el total de los pasivos del otro.

Sin embargo, el balance de una cuenta, como la de los activos, pasivos, rentas o gastos, se refiere a la cantidad que queda en la cuenta luego de registrar aumentos y bajas, como en el balance de su cuenta de cheques los contadores preparan una hoja de balance para cualquier momento que se les diga. Generalmente se preparan al final de cada mes, trimestre o año. Siempre se prepara al cierre de un negocio o en el último día de un periodo de ganancias.

Te puede interesar: ¿Qué es un Balance General?

Clasificación de los activos

1. Activos corrientes: entre este tipo de activos se encuentran aquellos componentes que son capaces de transformarse, en forma fácil, en dinero efectivo. De ahí que dentro de esta variedad de activos se encuentran los siguientes:

  • Dinero que hay en el banco.
  • Dinero que existe disponible en la propia empresa.
  • Cuentas que quedan por cobrar de clientes.
  • Cheques que hay que cobrar.
  • Inventario de bienes, incluyendo: materias primas, productos terminados, productos en proceso de elaboración, etc.

2. Activos fijos: son todos los inmuebles y los bienes muebles que la empresa en cuestión tiene y que le son básicos para el desempeño de su actividad. Es importante saber que estos activos están sometidos a lo que se conoce por el nombre de depreciación, es decir, al desgaste que sufren por el uso. Algunos de ellos son:

  • Vehículos
  • Muebles
  • Terrenos
  • Construcciones
  • Maquinaria.

3. Otros activos: en esta clasificación se incluyen los activos que no pertenecen a ninguna de las dos categorías anteriormente citados. Ejemplos de aquellos serían los gastos que son pagados de modo anticipado.

Vía: mercofinanzas.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados