¿Qué es un cuasidinero?

Hay bienes que reemplazan por un período de tiempo al dinero alguna de sus funciones, como los pagarés, letras de cambio o depósitos a plazo.

Un cuasidinero, llamado también “dinero en sentido amplio”, es un activo con menor liquidez que el dinero pero que se puede convertir en éste con un alto grado de certeza.

Un cuasidinero puede actuar como reserva de valor o como instrumento de cambio, la diferencia con el dinero es la falta de generalidad en su circulación, ya que sólo se utilizan en determinados mercados.

Algunos ejemplos que pueden tomarse son los depósitos que las entidades bancarias comerciales realizan, cuentas de ahorros, certificados de inversión, bonos del estado, pagarés o las letras de cambio.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


El cuasidinero puede encontrarse en la economía con diversas formas, como instrumento de cambio o como reserva de valor. Sin embargo, a diferencia del dinero que todos conocemos y usamos, no circula o es empleado en todos los mercados, sino que conforman lo que en Macroeconomía es el agregado monetario intermedio u oferta monetaria ampliada M2. Principalmente lo que le separa de ser dinero normal es que no posee una función de medio de pago tal cual.

Una de las principales ventajas del empleo de cuasidinero es que devenga intereses, al contar con sus correspondientes rendimientos y plazos de vencimiento. Siempre existe la posibilidad incluso de transformarlos en dinero en efectivo vendiéndolos en el mercado de valores sin que su valor se vea afectado en gran medida, hecho que le da a estos activos su nombre de “casi dinero”.

Te puede interesar: ¿Qué es una orden de compra?

Qué se incluye como cuasidinero

Bajo el concepto de cuasidinero se incluyen:

1. Depósitos a plazo en las entidades financieras. (Son colocaciones en las que el depositante deja inmovilizado el dinero en el banco por un tiempo inicialmente pautado.)

2. Títulos privados y públicos.(Estas inversiones se efectúan adquiriendo la participación en una empresa. Y títulos públicos: Los títulos públicos, son certificados de deudas, que emiten el Estado)

3. Pagarés.

4. Letras de cambio.

5. Otros activos menos líquidos pero más rentables, entre ellos hay papeles del gobierno y algunos otros instrumentos bancarios y de casas de bolsa que tiene un periodo de recuperación muy lento y cuyo mercado ya no es el mercado de dinero sino el mercado de capitales.

Vía: Gestiopolis

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL