¿Qué hacer cuando las acciones comienzan a caer?

stop-loss

Así como existen diferentes tipos de inversiones, hay también, diferentes tipos de inversionistas. Encarar la compra de acciones no es lo mismo para alguien que enfrenta el mercado bursátil de forma especulativa que aquel que lo ve bajo una frontera largoplacista. Precisamente, si se encara el mundo de las acciones desde la perspectiva especulativa, es cuando tenemos que tomar las mayores precauciones posibles, y hacer uso de las herramientas que nos ofrece el sistema.

Una de estas herramientas es el stop loss. Perder es uno de los riesgos contemplados cuando se invierte en acciones, pero ¿cuándo debemos poner un coto a esta situación? Esa es una de las preguntas principales que se hacen los inversionistas. Como lo decíamos, en el caso de los inversionistas a largo plazo, esto no representa un problema real, pues al final, el mercado tiende a orientar nuestras inversiones de manera positiva (no en el cien por ciento de los casos, pero sí en un gran porcentaje de ellos).

Los cortoplacistas no tienen la misma mentalidad. Hay que obtener la mayor rentabilidad en el menor plazo posible. Y si hay que deshacerse de ciertas acciones para no perder dinero, entonces hay que hacerlo sí o sí. El stop loss, por ello, suele ser una herramienta fundamental en la perspectiva de inversiones de los especulativos. ¿Cuánto descenso estamos dispuestos a aceptar? ¿Un 6, 7 u 8% le parece adecuado?

Lo cierto es que no hay un número exacto que nos determine cuando debemos dar paso al stop loss sobre cierta acción. Manejar un mismo criterio para todas las acciones puede llevarnos a errores fatales. Lo óptimo es guiarnos del propio mercado. Para eso tenemos que estar atentos a las tendencias. Debemos ser conscientes que si la tendencia indica que esa acción está yendo a la baja, tenemos que aplicar el stop loss en ese instante.

Seamos claros, no cualquier baja indica una tendencia. Si han visto el historial de una acción, el gráfico suele mostrar un movimiento que asemeja la figura de un serrucho. Eso es porque dicha acción ha sufrido constantes correcciones, tanto al alza como a la baja. Eso no es una tendencia. La tendencia se comienza a formar cuando la baja comienza a hacerse constante. Si observa eso, no espere una recuperación posterior, aplique el stop loss.

Entonces, ya lo sabe, si piensa obtener una alta rentabilidad en el corto plazo, o si su inversión posee un fuerte apalancamiento, el stop loss debe convertirse en una de sus herramientas preferidas en la esfera bursátil.

Vía: gestion.pe

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion