¿Qué son los activos, pasivos y patrimonios?

que son activos y pasivos

Los activos y los pasivos son elementos claves de la contabilidad de una empresa, ya que es a partir de los que se elaboran los balances o informes sobre la situación patrimonial de la organización. Así que te explicamos en qué consisten estos conceptos.

¿Para qué se usan los activos y pasivos?

Activo y pasivo es como se llaman a las dos partes de que está compuesto un balance, también llamado balance general o balance de situación; el informe financiero que refleja la situación del patrimonio de una empresa en un momento determinado.

Este documento sirve como fotografía de la situación patrimonial y, si disponemos de los conocimientos necesarios, podemos llevarlo a cabo nosotros mismos o encargarlo a expertos en el sector de la contabilidad. De la misma forma, puede resultar muy útil contar con un gestor de cuentas online, profesionales a nuestra disposición que de forma rápida y sencilla nos ayudarán a mantener al día las cuentas de nuestro negocio.

Lee también: ¿Qué clase de activos debes adquirir en tu empresa?

¿Qué es el activo?

El activo es el conjunto de bienes, derechos y otros recursos de que dispone una empresa, ya sean tangibles o intangibles, de los que es probable que la empresa obtenga beneficios económicos en el futuro.

Podemos distinguir dos tipos de activos:

  • Activo no corriente o activo fijo: bienes y derechos adquiridos con intención de que permanezcan en la empresa durante más de un año, que no se han adquirido con fines de venta; como maquinarias y bienes inmuebles.
  • Activo corriente o activo circulante: bienes y derechos adquiridos con intención de que permanezcan menos de un año; como es el caso de las existencias.

¿Qué es el pasivo?

El pasivo son las deudas que la empresa posee, se recogen las obligaciones y representa lo que se debe a terceros: pagos a bancos, salarios, proveedores, impuestos…

Para clasificar los pasivos, podemos diferenciarlos entre:

  • Pasivo no exigible: fondos propios propiedad de los titulares del Capital.
  • Pasivo exigible: las deudas que la empresa posee frente a terceros y deben devolverse a proveedores, bancos u otros acreedores.

¿Y qué es patrimonio neto?

Antes de definir el patrimonio neto, resulta fundamental saber qué es el patrimonio: el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que tiene una persona o empresa. Se incluyen pues los activos y los pasivos, es decir, tanto aquello que produce beneficio como las deudas.

Sin embargo, el patrimonio neto es la diferencia entre el activo y el pasivo de la empresa, es decir, la parte residual de los activos cuando hemos deducido todos los pasivos. También se puede conocer con el nombre de pasivo no exigible.

Así que el patrimonio neto nos resultará necesario a la hora de hacer el balance contable de nuestra empresa, ya que aparece en 3 partidas principales:

  1. Los fondos propios.
  2. Los ajustes por cambio de valor.
  3. Y las subvenciones, donaciones y legados recibidos.

Así que la momento de realizar los balances, se puede calcular el valor del patrimonio neto y llevar la contabilidad sin un contable; aunque en muchas ocasiones resulta muy práctico contar con la ayuda de profesionales.

Vía:negocios.uncomo.com
Foto: aprendiendoadministracion.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO EMPRESARIAL