¿Qué son los Contratos por Diferencia?

Bajo este tipo de instrumento de inversión las ganancias son muy atractivas, sobre todo en el mundo del Bitcoin.

Actualmente se tiene acceso a diversos instrumentos de inversión, como acciones, cetes, bonos, créditos, préstamos, monedas (Forex), fibras, entre muchos otros que pueden generar ganancias con pocos recursos.

Por ejemplo, si se cuenta con 200 dólares ya se puede invertir en los Contratos por Diferencia (CFD), que se han puesto “de moda”, que surgió a partir del alza del valor (apreciación) de la criptomoneda Bitcoin durante 2015 en China.

Y fue cuando los inversionistas decidieron operar con ella a través de contratos por diferencia (CFD), incrementando su valor estratosféricamente. Pero el gobierno ordenó su prohibición en los primeros meses del 2016 por no poder regularlos.

Cómo funciona

Los CFD son contratos entre dos partes, comprador y vendedor, por el cual se establece que el comprador deberá abonar al vendedor la diferencia entre el precio de un activo o derivado en el momento de apertura del contrato, y el valor en el momento del cierre del mismo.

Además, no es necesaria la entrega física del activo subyacente. Por tanto, si se comienza vendiendo y el precio del activo baja, se generarán beneficios. Sin embargo, un aumento del valor del activo producirá pérdidas para este mismo caso de venta inicial, y ganancias en caso de haber efectuado una compra.

Por eso que funcionan en relación directa del aumento o reducción del valor de algún activo, en el que se basan. Es decir, si el CFD de las acciones de Microsoft sube o baja según el precio de dicha acción al cierre del mercado, por lo que solo se intercambia la diferencia entre el precio de cierre y el precio de apertura sin necesidad de adquirir primero la acción o el instrumento.

Se les puede contratar sólo mediante brokers o intermediarios y no todos están regulados. Si la apuesta es invertir en monedas (Forex), criptomonedas o materias primas, se debe poner atención a si el broker está regulado y saber dónde se tiene que reclamar en caso de algún inconveniente.

Como la mayoría de estos intermediarios tienen sus oficinas en otros países de Europa o Asia las regulaciones pueden variar de institución financiera.

Ventajas

Además de los altos rendimiento, tienen la ventaja de que no es necesario escoger una casa de bolsa ya que ellos actúan como una, pero en línea, disponible las 24 horas notificando al celular de los pagos que se haga, de las ganancias –o pérdidas– en tiempo real. La mayoría de estos intermediarios abren cuentan a partir de 200 dólares de los cuales se cobra una comisión que varía entre el 5 y 7 por ciento según el broker.

Te puede interesar: Estas son las tres empresas peruanas más atractivas para invertir el 2018

Existe un gran número de brokers internacionales donde las condiciones más importantes son la regulación, el monto de apertura de cuenta y las comisiones aplicables. Por otro lado, encontramos los brokers nacionales tradicionales o mejor conocidas como casas de bolsa.

Desventajas

El mercado de los CFD en la Forex en su mayoría es extrabursátil, o bien, no regulado. Entonces, al ser catalogados como extrabursátil, la comisiones son bajas al reducir la carga de gastos para el inversionista (y aumentar su renta o ganancia) pero también representan una exposición alta al riesgo.

En todo caso, para quienes no están muy familiarizados con las inversiones en Contratos por Diferencia y no quieran arriesgarse en plataformas de trading a través de Internet pueden recurrir a las entidades financieras.

Vía: elcontribuyente.mx

[socialpoll id=”2463913″]

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL