Recetas para inversionistas por los Nobel de Economía 2013

invertir-en-bolsa

La incertidumbre generada en el último año en el mercado de valores ha generado más de una interrogante entre los nuevos inversionistas. ¿Resulta rentable invertir en bolsa? ¿Obtendré una mayor rentabilidad si mantengo mi capital por más tiempo? En muchos tratados sobre el mercado bursátil hallará que las acciones son tan volátiles que resulta imposible determinar su variabilidad en el precio en el corto plazo. Pero, si es tan variable en el corto plazo, ¿podemos sacar la misma conclusión para el largo plazo?

Los ganadores del Premio Nobel de Economía 2013, Eugene Fama, Robert Shiller y Lars Hansen, han dedicado muchos años de su vida para desentrañar la verdad sobre este tema. Ya en los ’60, Fama fue en uno de los primeros en advertir la alta variabilidad que soportaba el mercado de acciones en el corto plazo. Sin embargo, faltaba conocer qué sucedía en el largo plazo. Shiller fue quién halló la respuesta.

Shiller halló que los activos de inversión tales como los dividendos presentaban un patrón común. Cuando el ratio de precios sobre los dividendos es alto, este ratio comienza a caer, y viceversa. Si esto era posible para los dividendos, también se podía extrapolar la misma cuestión a las acciones. La única restricción impuesta por Shiller era la siguiente: las acciones aún continuaban siendo más variables que los dividendos de las compañías que representaban dichos títulos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


En síntesis, en lo que derivó la investigación de Shiller es algo que usted ya habrá escuchado o leído en artículos sobre materia bursátil: de alguna manera, las rentabilidades más altas en el mercado de valores se alcanzan en periodos de tiempo apreciables. De alguna manera, este tipo de mercado ofrece una recompensa a aquellos inversionistas que responden con mayor paciencia ante el riesgo que suponen sus inversiones.

Más tarde, el propio Fama añadiría dos factores más en juego en la rentabilidad esperada en el mercado de valores: el valor relativo del instrumento financiero y el tamaño de la empresa. Con esos dos factores conocidos por el inversor, la posibilidad de manejar una cartera de inversiones con alta rentabilidad a largo plazo resulta mayor que aquel que deja de lado estos condimentos.

Por ello, más allá de que como nuevo inversionista independiente o como poseedor de un activo financiero como los fondos mutuos, no esté consiguiendo los resultados esperados, no desespere. Todo indica que la variabilidad se rompe en el tiempo, es cuestión de no andar pendientes a las caídas y alzas diarias. Eso le puede provocar más de un dolor de cabeza innecesario.

Vía: “Portafolio económico”

Artículos Relacionados

comments