¿Sabes qué es el ROA y para qué funciona?

Aprender qué es y para qué sirve este indicador así como conocer su importancia dentro de la viabilidad de una empresa.

Entre todos los indicadores que existen para calcular la rentabilidad de una determinada empresa, uno de los que mejor reflejan su capacidad para generar beneficios con los recursos utilizados es el ROA.

Sus siglas provienen del inglés Return On Assets o, en español, rentabilidad sobre el activo, entonces se trata de un indicador que refleja cómo de rentable es la empresa en relación al conjunto de sus activos.

Ofrece una idea de cuán eficiente es la gestión de los activos de nuestra empresa en su función para generar beneficios futuros. En muchas ocasiones, nos referimos a él como el retorno sobre la inversión.

Cómo se calcula el ROA

Dicho de otro modo, el ROA mide la capacidad de los activos de una empresa para generar renta por ellos mismos. El ROA se calcula de la siguiente forma:

ROA = Beneficio obtenido por la empresa antes de intereses e impuestos / Activos Totales.

De donde:

  • El beneficio es el obtenido antes de los gastos financieros y fiscales. Es decir, el EBIT o BAII.
  • El activo total es el Activo Total Medio que usualmente se mide como el activo promedio de dos balances consecutivos.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las razones financieras de rentabilidad?

El hecho de utilizar el EBIT como medida de cálculo del ROA en lugar del beneficio después de intereses e impuestos es debido a que la generación de ingresos por parte de los activos es independiente de la carga fiscal sobre beneficios y de la fuente de financiación utilizada.

Por decirlo de una manera sencilla de entender, la capacidad de generación de renta de una determinada máquina debería ser la misma sea cual sea el país en el que la empresa desarrolle su actividad (y, por tanto, de la carga fiscal de ese país) y del modo en que se haya financiado el activo, sea con recursos propios o con recursos ajenos.

Este indicador indica qué puede hacer la compañía con los activos que posee; es decir, cuánta rentabilidad le proporciona cada euro invertido en la misma. Es útil para la comparación de empresas dentro del mismo sector, ya que la rentabilidad puede variar sustancialmente para empresas de diferentes sectores. En general, un buen ROA es aquel cuyo valor es superior al 5%.

Vía: pymesyautonomos.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL