Tener un vida financiera sana: 4 importantes pasos

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) propone cuatro pasos para mantener en balance tu bolsillo. Pon atención:

Paso número 1: Registra, registra, registra: Para tener una vida financiera sana es hacer un prespuesto y ello se empieza teniendo en cuenta los niveles de gasto y de ingresos. Es importante que tomes consciencia del alcance de tu salario. Así, antes de ponerte a gastar como si fueras rico toma conciencia de tus gastos básicos (comida, transporte, vestido) y de lo que te alcanzará con el sobrante.

Paso número 2: Elimina lo que sobre: Hacer un análisis de la lista de gastos, seguramente encontrarás por ahí un par (o muchos más) de cosas que compraste por impulso o motivado por los descuentos fabulosos de fin de año. Si llegas a la conclusión de que realmente no las necesitabas, es momento de tomar medidas. A esta altura del camino, la tarea es tomar conciencia de que se trata de gastos prescindibles y en segundo lugar, si conservas los tickets de tu último aranque de compras, todavía estás a tiempo de regresar aquello que sea posible, y hacerte de un poco de dinero para sanear tus deudas.

Paso número 3: Salda las deudas: Con el dinero de las devoluciones, o con lo que ahorres de ese café carísimo que no beberás por la mañana puedes empezar a reducir los niveles de deuda de tu tarjeta, ojo, esto no quiere decir que pagues el mínimo, debes tener cuidado. La gente puede mantener un historial crediticio sano pagando sólo el mínimo, sin embargo esto genera un desequilibrio a largo plazo porque ese dinero que no gastarás lo destinas al pago de sólo una parte de los intereses, lo mejor es reacomodar el gasto para generar un ahorro que supere el monto mínimo a pagar, es la mejor manera de combatir las deudas.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Paso número cuatro: Alimenta al cochinito: Si ya tienes conciencia de tus ingresos y gastos y eliminaste tus deudas, así como gastos innecesarios, es momento de ponerle un poco más de importancia al futuro. Al momento de recibir tu ingreso provisiona siempre una parte, aunque sea pequeña para tu ahorro para el retiro recuerda que esto no es una restricción, es reservar un poco de tu gasto para ejercerlo después y se haces uso de algún instrumento como tu Afore, un fondo o una sociedad de inversión, ese ‘después’ puede ser una vejez bastante cómoda.

Fuente: CNN Expansión

comments

Autor entrada:

Deja un comentario