Tenga cuidado: Errores financieros del joven emprendedor

Errores financieros en los emprendedores jovenesPor lo general, los emprendedores más jóvenes tienden a ser más impulsivos que los veteranos a la hora de lanzar un negocio o un proyecto empresarial.

Entrepreneur han analizado los que consideran que son los principales errores financieros en los que suelen caer los emprendedores más jóvenes.

Invertir demasiado en el negocio: Para ofrecer una imagen “más profesional”, lo jóvenes emprendedores tienden a gastar con “más alegría” que los emprendedores senior. Puede que inviertan más en el equipamiento de sus oficinas, y que por un momento dejen de considerar los pros y los contras de los gastos que están contrayendo porque a veces la línea que separa gastos de inversión es bastante delgada.

No contar con servicios profesionales: En muchas ocasiones, el joven emprendedor, tiene un amigo o un familiar, al que pide consejo sobre temas “espinosos” para su negocio. Lo cierto es que no suelen ser profesionales y aunque a veces las cosas pueden salir bien, en muchas ocasiones estos consejos pueden tener consecuencias inesperadas o incluso nocivas para su empresa.

No tener sueldo: Cuando un negocio está empezando y por supuesto, no produce beneficios, resulta muy tentador el no retirar de la cuenta ni un solo euro.  Aunque esta actitud puede ayudar a mantener el cash-flow de la empresa, en cambio una actitud mucho más interesante pasa por concedernos mensualmente un pequeño sueldo, el que necesitemos para poder vivir de una forma más o menos desahogada, sin tener que recurrir una y otra vez a las finanzas de la empresa cuando necesitemos dinero.

No prepararnos para lo peor: Muchos jóvenes emprendedores tienden a pensar que van a poder con todo y se enfrentan a todo lo que les llega a pecho descubierto. Lo cierto es que casi nadie puede con todo, y esta actitud les lleva a no prepararse con anticipación en caso de que se produzca lo peor que podemos imaginar.

Mezclar nuestras finanzas personales con las de la empresa: Si bien es cierto que muchos necesitan un aval para poner en marcha su primer negocio, también lo es que a partir de este primer paso, lo que nunca debemos hacer es mezclar nuestras finanzas personales con las de nuestra empresa.

Utilizar nuestra tarjeta de crédito personal: Resulta altamente desaconsejable utilizar nuestra tarjeta de crédito personal para financiar nuestra empresa. Existen tarjetas de crédito para empresas y tienen su razón de ser. Sin embargo muchos jóvenes emprendedores siguen mezclando ambos mundos (el personal y el empresarial) y como hemos visto antes, es uno de los peores errores que podemos cometer.

Vía

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion