Tips financieros ante la pérdida de empleo

sin-empleo

La pérdida de empleo puede traernos desmotivación y unas ganas de desconectarnos del mundo. Sin embargo, la pérdida de empleo es más temida no tanto por sus factores psicológicos, sino por los financieros. Se trata de un periodo de tiempo indeterminado en el que no recibiremos dinero, y por tanto, no podremos costear lo que normalmente acostumbramos a hacerlo. Solo en el caso que no desee pasar los malos momentos que implica pedir un préstamo bancario, estos tips lo ayudarán mucho:

PREPARSE FINANCIAREAMENTE DESDE AHORA

  • Evite los malos hábitos financieros, no gaste más de lo que gana. Eso le permitirá no sentirse encadenado a un sueldo o a un préstamo externo.
  • Comience a generar su fondo de emergencia. Uno nunca sabe si mañana uno seguirá en el mismo empleo o no, es mejor estar preparado.
  • Tenga una alternativa siempre a la mano. Si sueña con algún emprendimiento a pesar de estar trabajando como dependiente, comience a investigar desde ahora sobre ese rubro. Es mejor que no lo cojan desprevenido.

TRAS LA RENUNCIA O EL DESPIDO

  • No frustrarse es lo más importante. El desempleo es algo que todos, en algún momento de la vida, hemos experimentado. Es más, cuente esta experiencia a amigos y familiares, tal vez, ellos lo ayuden a superar ese mal momento.
  • Ponga un seguro a sus finanzas personales. No más llamadas por celular a los amigos. Tampoco restaurantes, cines, conciertos, discotecas por un tiempo. Es más, tal vez, sea un buen momento para aprender a cocinar.
  • Si tiene alguna deuda, acérquese a la institución financiera y coméntele sobre su problema. Pueden ofrecerle alguna forma de pago que no incluyen intereses o moras abusivos.
  • No busque trabajo inmediatamente. Puede cometer un error fatídico. Su corazón está más activo que su cerebro en aquellos días. Tómese un poco de tiempo, y cuando ya tenga la mente despejada comience su búsqueda.

¿SI NO CONSIGUE TRABAJO?

  • La primera opción para no sentirse aburrido en casa es buscar un empleo temporal. Esto le permitirá adquirir una mayor experiencia laboral mientras está en búsqueda de un nuevo empleo. No hay nada que lo ate, así que fácilmente puede dejar este empleo.
  • Si no es de lo que gusta de los empleos temporales, una buena opción es emprender. Pero, el emprendimiento no es para todos. No se trata solo de tener dinero para iniciarlo. Se trata de tener una buena idea, las ganas de trabajar en ello que tanto desea y la necesidad latente del mercado por lo que piensa ofrecer.

Vía: “Finanzas personales” por Eric Tyson

Deja un comentario