Tips para no recaer en nuevas deudas

persona-estresada

Caer en una deuda puede ser un suceso angustioso para una persona, pero es aún más terrible cuando se ha logrado salir de una deuda para, poco tiempo después, adquirir nuevas deudas. Este es un fenómeno que aunque le resulte extraño suele ocurrir en muchas familias peruanas y del extranjero. Ser un deudor compulsivo se ha vuelto una especie de enfermedad endémica en nuestra sociedad, creada, tal vez, por la popularidad que han adquirido las tarjetas de crédito. Si ya recurrió a sus ahorros o ha hipotecado su casa para pagar una deuda, y pese a ello, le han surgido otras nuevas, le recomendamos seguir los siguientes pasos:

1. Reducir su límite de crédito

Tener varias tarjetas con importante capital a su disposición es un peligro, incluso, para los más férreos ahorradores. Si aún se resiste a eliminar sus tarjetas de crédito, existe otra opción segura para mantener a flote sus finanzas. Llame a su banco y dígale que quiere reducir el límite de capital que le permite obtener su tarjeta de crédito. Aunque le parezca poco razonable a quien le conteste, manténgase firme en su decisión.

2. Sustituir su tarjeta de crédito por una de pago o débito

Mantener sus gastos mensuales con su tarjeta de débito puede ser una idea correcta para sus finanzas personales. Reduce el espacio de crédito disponible únicamente a la cantidad de dinero que usted disponga. Otra opción la representa una tarjeta de pago. Estas tarjetas, tan poco promocionadas en el mercado, suelen representar una buena oportunidad para aquellos que desean escapar de las deudas. Estas tarjetas obligan a pagar el íntegro de su deuda a fin de mes. Olvídese de las cómodas cuotas de una vez.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


3. No comprar objetos que se deprecien

El crédito a su favor debe estar orientado a inversiones fructíferas, tales como educación, salud, su departamento o casa, o su propio negocio. Nunca utilice el crédito para comprarse ropas, comida o salir un fin de semana de diversión.

4. Pensar en el costo total de lo adquirido

La estrategia de los vendedores es nunca decir el valor total de ese artículo que pretende comprar. Por el contrario, solo se limitan a decirle la módica suma que tendrá que pagar mensualmente. Llevé su calculadora y saqué la cuenta total del precio y los intereses que tendrá que pagar por esa deuda. Puede llevarse más de una sorpresa.

5. Eliminar los catálogos y correos basura

Observar la cantidad de promociones en los catálogos que acompañan a las revistas o diarios puede significar un riesgo para su bolsillo. Incluso, hoy en día nos llegan catálogos por correo o redes sociales que nos tientan a sacar esa tarjeta de crédito que casi nunca usamos. De una vez por todas, tome su encendedor y queme esos catálogos. Y, por supuesto, comience a filtrar sus correos.

6. Reducir lo que puede gastar

Si tiene planificado salir de compras, no lleve sus tarjetas ni cheques. Eso le ahorrará muchos dolores de cabeza. En lugar de ello, lleve consigo una moderada cantidad de dinero en su bolsillo para sus compras. Ese puede ser el paso decisivo que lo aleje de la posibilidad de adquirir nuevas deudas.

Vía: “Finanzas personales” por Eric Tyson

Artículos Relacionados

comments