¿Cómo puedes sustentar los incrementos de tu patrimonio?

¿Qué hacer cuando eres notificado por la Sunat con un documento donde se señala que existen indicios de incremento patrimonial no justificado?

En estos últimos meses la Administración Tributaria se encuentra abocada en una revisión pormenorizada de algunas declaraciones juradas, efectuar cruces de información o requerir información a los propios deudores tributarios para conocer el origen de los ingresos.

Las labores de control permite por ejemplo reconocer en algunos contribuyentes maniobras elusivas o hasta evasivas para evitar el pago de los tributos. En todo caso, cuando el contribuyente es notificado por la Sunat con un documento en el cual se señala que existen indicios de incremento patrimonial no justificado no tiene carácter definitivo.

Es decir, el contribuyente puede presentar sus descargos correspondientes, para lo cual deberá adjuntar la documentación que según su criterio y según la particularidad de su caso, justifique dicho incremento.

Qué documentación presentar

La Sunat en sus cartas inductivas sugiere presentar la siguiente información:

– Análisis de la liquidación del impuesto a las rentas de capital, de trabajo y de fuente extranjera, rentas exoneradas y/o inafectas y los créditos contra el impuesto.

– Detalle de las cuentas bancarias que mantenga en el sistema financiero del país y del exterior; sea como titular y/o mancomunadas con su cónyuge y/o terceros, indicando: banco, país, tipo de cuenta, moneda, número de cuenta y titular.

– Relación de los bienes muebles e inmuebles adquiridos y/o vendidos a título gratuito u oneroso durante el periodo, indicando: la fecha de adquisición y/o venta, descripción del bien, moneda, importe, fecha y forma de pago, datos del vendedor y/o comprador.

– Relación de los préstamos otorgados y/o recibidos de terceros, indicando: fecha de operación, moneda, importe, tasa de interés, plazo, fecha de pago, importe amortizado, importe de intereses, apellidos y nombres o razón social del prestamista y/o prestatario, según corresponda.

– Estado civil: de ser casado consignar datos del cónyuge y régimen patrimonial de la sociedad conyugal.

– Relación de los activos, derechos, pasivos y obligaciones financieras, comerciales, contractuales u otros, existentes al inicio del ejercicio sujeto a revisión, indicando su descripción e importe y adjuntando los documentos que lo sustenten.

– Certificados de rentas y retenciones.

– Libro de Ingresos y Gastos, de estar obligado a llevarlo.

– Recibos de arrendamiento, recibos por honorarios profesionales, boletas de pago.

– Contratos de arrendamiento de bienes muebles y/o inmuebles, subarrendamiento, cesión de uso, contrato de prestación de servicios.

– Estados de cuenta bancarios registrados en el Perú y/o del extranjero, de estructura de cartera, de cuentas corrientes en soles y dólares relacionados con operaciones bursátiles efectuadas a través de bolsas de valores.

– Estados de cuentas por inversiones efectuadas a través de sociedades administradoras de fondos mutuos de inversión en valores, fondos de inversión, las sociedades titulizadoras de patrimonios fideicometidos, los fiduciarios de fideicomisos bancarios y las administradoras privadas de fondos de pensiones.

– Los comprobantes de pago, contratos y/o escritura pública de compraventa, partida registral y documentos que acrediten la adquisición y/o venta de bienes, así como los documentos que acrediten las cancelaciones efectuadas.

– Contrato de préstamo y documentos que acrediten la utilización de medios de pago.

– Escritura pública u otro documento fehaciente que acredite las donaciones, anticipos de herencia y/o legítima u otras liberalidades, otorgadas y/o recibidas durante el periodo fiscalizado.

– Los documentos que acrediten los giros o transferencias de fondos enviados y/o recibidos a través de una empresa de transferencia de fondos (ETF).

– Partida de matrimonio, escritura pública de separación de patrimonios, partida de defunción, sentencia de divorcio y partida de inscripción en el registro personal.

La presentación de dicha información no es obligatoria, en todo caso, podríamos considerarlo necesario a fin de sustentar los ingresos. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de que el contribuyente presente información adicional que según su criterio sustente sus ingresos.

Restricciones

Por otro lado, se debe tener en cuenta que el artículo 52 de la Ley del Impuesto a la Renta establece ciertas restricciones al contribuyente para sustentar sus ingresos. De esta manera señala que dichos incrementos no se podrán sustentar con:

Es decir, el sustento del contribuyente debe estar vinculado con la información obtenida producto del cruce de información. No obstante lo señalado anteriormente, en el caso de los préstamos como justificación del incremento patrimonial, se debe tener en cuenta lo siguiente:

1. El préstamo otorgado debe estar vinculado directamente a la necesidad de adquisición del patrimonio y/o de incurrir en un consumo cuyo origen se requiera justificar.

2. El mutuante debe encontrarse plenamente identificado y debe tener la condición de habido al momento de suscribir el contrato y al momento de efectuar el desembolso del dinero.

3. Se deberán utilizar medios de pago para el préstamo y la devolución, cuando corresponda, de conformidad con la Ley de Bancarización.

4. Los incrementos patrimoniales con los intereses provenientes de los préstamos, podrán sustentarse cuando los contratos de préstamo consten en documento de fecha cierta y contengan por lo menos la siguiente información:

a) La denominación de la moneda e importe del préstamo.

b) La fecha de entrega del dinero.

c) Los intereses pactados.

d) La forma, plazo y fechas de pago.

5. La fecha cierta del documento en que consta el contrato y la fecha del desembolso del préstamo, deberán ser anteriores o coincidentes con las fechas de las adquisiciones, inversiones, consumos o gastos que se pretendan justificar.

Vía: perucontable.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados