Los 4 principios básicos de las finanzas personales responsables

en-que-invertir

¿Quieres unas finanzas personales completamente saneadas? ¿No sabes por dónde empezar? En este artículo, te brindamos los 4 principios básicos de las finanzas para que estén bajo tu completo control.

PRINCIPIO 1: No gastes más de lo que ganas

Es el principio básico de las finanzas personales. Seguramente lo has escuchado o leído una infinidad de veces, pero nunca está de más recordarlo. Lamentablemente, en estos días es más complicado cumplir con este principio de lo que en antaño resultaba. Esto porque los medios difunden en exceso el consumismo.

Tenemos mensajes que llaman al derrochamiento a través de los personajes famosos de nuestra TV, el cine, la música, el deporte, la política… y uno quiere parecerse a ellos, pero lo hacemos de la manera equivocada, tratando de equiparar nuestros gastos a las de esas personalidades, cuando lo que deberíamos tratar de igualar son sus ingresos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Te puede interesar: Cómo convertirte en un genio de las finanzas personales

PRINCIPIO 2: No inviertas en lo que no se te ha ocurrido

Ya debes saber que los juegos de azar no representan una inversión. Pero no solo ello. También cada vez que un amigo te llama para hablarte de un negocio “revolucionario”, o el banco te hace una oferta increíble para que accedas a un crédito empresarial, representan invitaciones para invertir en algo que tú no deseas. Y si no lo deseas o no se te ha ocurrido, lo más probable es que termines perdiendo dinero en lugar de ganarlo porque no estás mentalmente preparado para atraer el dinero.

PRINCIPIO 3: Invierte en varias cosas

Los tiempos no están para destinar todo nuestro futuro en algo único y determinado. Lo mejor es emular a los grandes multimillonarios, quienes invierten su capital en distintas “canastas”. Puedes empezar por invertir en ti mismo, a través de la educación, o en pequeños negocios, o en fondos de inversiones, en acciones, o en otros tantos instrumentos financieros. Las posibilidades están ahí, solo que como buen pescador, tienes que elegir la caña, el cordel y la carnada adecuada para extraer el dinero.

PRINCIPIO 4: No pienses en “establecerte” en un tiempo determinado

Hay quienes han hecho un plan de vida a su medida: estudiar una maestría a los 26, casarse a los 28, comprar su primer departamento a los 30, a los 32 tener su primer hijo, y dos años después tener un auto. Está bien que tengas un plan de vida. Pero eso no quiere decir que lo tengas que cumplir a rajatabla.

Si tu bolsillo no está preparado para enfrentar las vicisitudes de cada etapa que vayas asumiendo, mejor no tomes dichos riesgos. Los créditos universitarios, hipotecarios y vehiculares siguen siendo préstamos… que de no ser amortizados a su debido tiempo, te generarán intereses impagables.

Vía: lifehack.org
Foto: autoaliviana.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM