Toma en cuenta estos consejos antes de hacer una compra costosa

amar-un-auto-nuevo

¿Quieres ese auto?  ¿O esa computadora de alta generación? ¿O, quizás, esa joya con ese tremendo diamante? Detente ahí. ¿Se trata de una compra importante, no es cierto? Pues bien, hacer una compra de valor no es lo mismo que comprarse una galleta en la tienda más cercana, eso debes comprenderlo bien.

Si vas a hacer una compra importante, por favor tómate todo el tiempo del mundo y analiza todas las posibilidades antes de hacer efectiva la transacción.

Pero, ¿qué significa una compra cara? No creo que a Bill Gates le afecte demasiado comprarse una computadora de última… su patrimonio apenas lo notaría. Sin embargo, para un estudiante universitario promedio sí representa una compra importante.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Pues, en términos generales, consideramos que una compra de mucho valor es aquella que excede tu capacidad de ahorro en un año entero. Es decir, si ganas S/. 2.000 soles mensuales y sueles destinar S/. 1.000 a tus gastos básicos, tienes un máximo de ahorro de S/. 1.000, los cuales multiplicados por los 12 meses del año, representan S/. 12.000. Para un sujeto con estos ingresos y egresos, adquirir algo de más de S/. 12.000 sería considerado como una compra de sumo valor.

Ahora que lo tenemos claro, veamos algunos aspectos a considerar antes de hacer una adquisición importante:

  1. Identifica si es un deseo o una necesidad

Éste paso es fundamental antes de hacer una compra costosa. Un deseo puede surgir por imitación o por simple monería, una necesidad es algo que te permitirá ser más productivo a corto o mediano plazo. Volvamos al ejemplo de la computadora. Para un estudiante, tener una computadora es una necesidad ya que podrá terminar sus trabajos a tiempo además de tener un mayor acceso a información. Es en tal sentido, una adquisición necesaria.

  1. Analiza su rendimiento

Hace poco escuché de la boca de un experto tecnológico que uno no debería comprarse una cámara de fotos o de video que en el plazo de 7 u 8 meses no devuelva lo invertido al profesional audiovisual. Ese consejo no solo aplica a ese ámbito, sino a todos. Cuando uno adquiere algo costoso, espera que tenga un rendimiento que le permita, por lo menos, recuperar el monto invertido. Si no es así, es mejor optar por un modelo o marca más económica, o por algo usado.

  1. Pregúntate si realmente lo utilizarás

Ni pienses comprarte un auto si en tu trabajo no hay lugar para estacionar. Mucho menos comprarte una cámara de video carísima si solo quieres grabar el día de tu cumpleaños. Hay otras alternativas más rentables. Si el objeto que piensas adquirir lo utilizarás una o dos veces como máximo, recurre al préstamo o al alquiler.

  1. Consulta precios

Y, por último, aunque no menos importante, nunca te quedes con la primera oferta que te hagan llegar por tal producto. Anda a otras tiendas. Busca en Internet. O, incluso, consulta con proveedores del extranjero que puedan mandarte dicho producto a precio de ganga. Una vez que ya hayas comparado cotizaciones, elige la más adecuada para ti.

Vía: blogylana.com / elmundo.es

Foto: whythisride.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM