¿Ya sabes por qué quieres tener más y más dinero?

dinero-a-montones

Un buen grupo de personas se pasan el tiempo leyendo sobre finanzas o negocios, algunas optan por instruirse profesionalmente en temas administrativos, e incluso, hay otros que buscan a gurús financieros para que les den la receta para lograr el éxito económico. Pero, ¡nunca lo logran! Es una sensación traumática la de estar en búsqueda de una meta y nunca llegar a la cima. ¿Qué hacer en estos casos?

TODO PARTE DE LA NIÑEZ

Lograr el éxito económico parte desde la niñez. ¿Es que acaso los niños pueden invertir en negocios o en la Bolsa? Por supuesto que no. Lo que sucede es que desde la niñez nuestra mente se va nutriendo sobre lo que significa el dinero. Para los hijos de ricos, la experiencia relacionada al dinero, por lo general, es positiva. En cambio, para los niños que proceden de hogares pobres, todo lo referente al dinero adquiere connotaciones negativas. ¿Cómo así? Algunas de las frases más comunes que uno escucha en un hogar pobre sobre el dinero son:

  • “No todo el mundo puede ser rico”.
  • “Los ricos son avariciosos y mezquinos”.
  • “El dinero es el origen de todos los males”.
  • “La felicidad no puede comprarse”.
  • “Ese hombre está podrido de dinero”.

Todas estas frases reflejan una sola verdad: que cuando el dinero nos es esquivo, lo vemos como algo negativo y dañino para nosotros. Lamentablemente, es lo que transmitimos a nuestros hijos. Y ese pensamiento logra arraigarse tanto en su mente, que pese a todos los conocimientos financieros que se esfuerce en obtener de joven, poco o nada podrá hacer ante lo que le depara el futuro: nunca logrará ser exitoso económicamente.

Nuestra mente no es del todo lógica como la quieren hacer ver los psicólogos. Por más que la lógica nos indique que tener éxito económico es bueno para nosotros, el subconsciente nos indica que ser rico es algo negativo, porque así nos lo dijo nuestro padre o madre. Nuestra mente escoge el lado afectivo: a pesar de los años, queremos contar con la aprobación de nuestros padres, y terminamos optando por rehuir el dinero.

LA MOTIVACIÓN ES VITAL

No nos referimos  a caminar sobre brasas ardientes y mentalizarse en conseguir dinero. Cuando hablamos de motivación, nos referimos al porqué de tus pretensiones para conseguir dinero. ¿Qué te mueve? ¿Qué quieres hacer con él? Veamos algunos casos que nos pueden servir como ejemplos:

  1. LOS QUE DILAPIDAN EL DINERO

Existen personas que tienen terror al dinero. Creen que el dinero los va a contaminar. Así que se convierten en los clásicos dilapidadores, apenas tienen algo de dinero entre manos, y lo hacen desaparecer.

  1. LOS QUE AHORRAN ETERNAMENTE

Otro grupo de personas optan por ahorrar dinero religiosamente. “Hay que siempre estar prevenidos, pueden llegar malas épocas”. Ellos nunca llegarán al éxito económico, porque durante toda su vida han permanecido esperando los malos momentos, en lugar de centrarse en lo positivo, en trazarse su propia libertad financiera con ese capital ahorrado.

  1. LOS QUE SE HACEN RICOS POR RESENTIMIENTO

Créame, los hay y muchos. Hay personas que se pelean con su familia y sus amigos, todo por un sueño. Su gran venganza sería convertirse en rico y demostrarles a todos que él no se equivocó. Una vez que obtienen el dinero suficiente, no se sienten tranquilos. No son exitosos económicamente. Sólo han logrado tener más ceros en su cuenta, pero no son felices porque les falta la otra parte sustancial de la vida: el apoyo de sus seres más queridos.

Por ello, insistimos, la motivación es fundamental en tu deseo de obtener dinero. El dinero no acarrea la felicidad cuando las motivaciones para obtenerlo han sido negativas. El resentimiento, la venganza, la avaricia, etc., son motivaciones que no llevan al éxito económico. Cuéntanos, ¿cuál es el motivo por el que quieres tener dinero a raudales en la vida?

Vía: “Los secretos de la mente millonaria” por Harv Eker

Foto: estoapesta.com

Artículos Relacionados

1 Comentario

Dejar una contestacion