10 lecciones de vida del comediante Louis C.K.

lecciones de vida

Los comediantes se sienten como peces en el agua cuando están frente a su público. Y eso lo sabe muy bien Louis C.K. quien siempre bromea al decir que le tomó 10 años convertirse en una estrella “de la noche a la mañana”.

Lo cierto es que Louis Szekely, conocido profesionalmente como Louis C.K. pone al descubierto algunas lecciones de vida en su programa que merecen una reflexión donde no todo son risas.

Nuestro personaje es un comediante, guionista de televisión y cine, productor, actor, director y estrella del programa de comedia Louie de la cadena televisiva de cable FX, la cual él también escribe, dirige y edita.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. El fracaso es necesario para el éxito

El comediante señala que en la vida se debe intentar y fallar, porque si uno se sobrepone a los fracasos para seguir adelante es una de las misiones más complicadas de hacer.

No es un secreto que muchas celebridades exitosas han perdido batallas antes de ganar la guerra. Si la primera flecha lanzada da en el blanco quizás sea suerte, pero si se fallan veinte flechas uno puedes aprender a calcular la tensión de la cuerda, el viento o cómo controlar la respiración.

Este ejemplo sirve para dar a entender que la idea del fracaso es un método para alcanzar el éxito.

2. Mantener la perspectiva como una de las lecciones de vida

Louis recuerda el día en que el cabello empezó a caerse, pero no le dio mayor importancia. Eso fue cuando tuvo 22 años. Lo cierto es que es parte de la vida, de la genética, de lo cambiante que es la vida por lo que se debe afrontarlo sin perder la perspectiva.

Bien; se pierde el cabello, uno va quedando calvo, pero se debe seguir con la meta de vida. Para mantener un plan de acción activo, se debe mantener una perspectiva positiva y no escuchar a esa crítica interna que quiere sabotear los esfuerzos.

3. La vida no es perfecta

Para comprender el significado de una vida perfecta se supone que uno deba entender primero que la base de la perfección es la imperfección.

Por ello es que el ser humano tiene miedos, límites, inseguridades y debilidades con las que convive su día a día. Pero a pesar de estos límites, uno tiene la capacidad de superación infinita y una llamada de nuestro interior a la felicidad. ¿Cómo tener una vida perfecta?

Para el comediante lo principal es vivir la vida, seguir el camino y tener personalidad para seguir su destino. A ello se debe agregar tener un propio criterio y no dejarse llevar por los demás y todo aquello que la mayoría hace porque uno es único e irrepetible.

4. El aburrimiento no es una opción

Otra de las lecciones de vida del comediante es cuando asegura que si se tiene una vida es increíble nadie puede llegar a aburrirse donde el mundo es enorme que apenas lo conocemos. Inclusive sin que nadie se mueva de sus asientos se puede utilizar la imaginación para viajar a donde uno quiera.

5. No obsesionarse con el cuerpo

A Louis C.K. le encanta comer y dormir como y, a pesar de sus intentos por mejorar su salud y cambiar su estilo de vida , le resulta complicado.

La lección que nos da es que nadie debe abandonar y dejar que el colesterol les condicione la vida y las decisiones. Enfatiza que uno debe aceptarse y quererse tal como es.

6. Aceptar a los demás tal y como son

Esta lección de vida va unida a la anterior. Se sabe que su vida sentimental es complicada, y más todavía su relación con Pamela, la sarcástica y cínica amiga del cómico.

No obstante, la lección que nos deja el comediante en su relación es que cada uno vemos la vida de una forma, y que debemos dejar que cada uno sea como es. Por eso el amor para Louis es querer a alguien por como es, y no como luce.

7. La vida no es siempre justa

Hay un capítulo donde se ofrece un momento lleno de sabiduría: cuando una de sus hijas se queja que a su hermana le regalaron algo que ella no ha recibido por lo que recrimina a todo el mundo.

Pero Louis enseña a su hija que no siempre uno va a tener lo que siempre desea por lo que no debemos compararnos con los demás, salvo si la otra persona no cuenta con las mismas oportunidades y recursos que nosotros para ser feliz.

8. Experimentar las emociones

Las emociones nunca son positivas o negativas sino agradables o desagradables. Esta sensación de desagrado o agrado se valora en función de los efectos que produce un sentimiento o emoción.

Por ejemplo, la tristeza es desagradable porque produce cansancio, apatía, desmotivación y desilusión. En cambio, la alegría es motivación, felicidad, bienestar y satisfacción al corazón.

Para Louis lo mejor es experimentar emociones agradables como estar en contacto con la naturaleza pasando el mayor tiempo al aire libre y menos tiempo frente a las pantallas de computadoras. Y siempre pensar en positivo ya que con el pensamiento también se influyen los sentimientos.

A estas experiencias de vida del comediante, ¿hay otras que deseas agregar?

Vía: lifehack
Foto: huffingtonpost

Artículos Relacionados

comments