10 tips para que el negocio no se convierta en tu cárcel

encadenado-al-trabajo

Quienes se lanzan a emprender creen que llevarán una vida más sencilla, con muchos relajos y diversión, y con cero estrés. Una vez dentro, ya en el campo de los negocios, se dan cuenta que nada era como lo habían imaginado. No hay tiempo para la familia, ni para actividades extra laborales, ni mucho menos, para cuidar la salud y el físico. Todo se reduce en pensar todo el día en el negocio. Emprender se convierte en sinónimo de esclavitud.

Sin embargo, esto no debería ser así. Emprender no tiene nada que ver con la esclavitud laboral. Debes buscar tus propios espacios de esparcimiento. ¿Cómo? Aquí te lo vamos a mostrar:

  1. LA CAMINATA EN LUGAR DEL AUTO

Si ya conseguiste tener un auto, no te encadenes a él. Utiliza el auto para trasladarte grandes distancias. Si vas al banco que está a dos cuadras de tu negocio, camina. No sólo te ayudará físicamente, sino también mentalmente. Caminar nos libera, te ayuda a meditar y a dejar el estrés diario de lado.

  1. NO HAGAS TODAS LAS TAREAS

Emprender tampoco conlleva a querer hacer todas las funciones del negocio. Deben existir tareas que te causan disgusto hacerlo o que sabes de antemano que no las dominas. Esas funciones deben quedar en manos de tus colaboradores. Confía en ellos. Únicamente confiando en ellos lograrás que el negocio marche sobre ruedas sin la necesidad de tu presencia.

  1. LAS HORAS DE SUEÑO

“No, no puedo dormir más de 5 horas, pierdo el sueño fácilmente”, aseguran muchos emprendedores. Lo ven como una situación normal. No lo es. Tener poco sueño puede afectar nuestra salud gravemente a la larga. Acude a un especialista para que te indique cómo lograr las 8 horas de sueño recomendadas por día.

  1. TAMBIÉN MERECES VACACIONES

Tiene relación directa con el punto 2. Encuentra a personas responsables y que sean proactivos, y abandona el trabajo, aunque sea, por 2 semanas (si es más, mejor). Las vacaciones te van a ayudar a ser más creativo y reengancharte al negocio con mayores energías.

  1. LA IMPORTANCIA DEL EJERCICIO

No es un mito. Hacer ejercicio es vital para nuestra calidad de vida. Está comprobado que el ejercicio no sólo ayuda a tener un cuerpo estético, sino también, interviene en la oxigenación de nuestro cerebro. En términos sencillos, un cerebro mejor oxigenado se traduce en mejores ideas para el negocio.

  1. APROVECHA TUS HOBBIES

Siempre quisiste ser o hacer algo, pero las circunstancias nunca te lo permitieron. Ser guitarrista, un escritor, un coleccionista de antigüedades, en fin. ¿Por qué no lo haces? ¿Qué esperas? No hay nadie que te controle. Cumple tus sueños.

  1. EL CALENDARIO SOCIAL

A la par de tu agenda laboral, elabora un calendario de tus eventos sociales, y si es en tu Smartphone, mejor. Incluye las actividades sociales del fin de semana y tus actividades recreativas, deporte o hobbies diarios en ese calendario.

  1. EL VALOR DE LA REFLEXIÓN

No es bueno trabajar en piloto automático todo el día. Ya nos lo enseñaron los sabios de la antigua Grecia, la reflexión es clave para evaluar y emprender nuevos retos. Entrégate a la reflexión aunque sea por unos 15 minutos diarios, y evalúa lo que has hecho y lo que hay por hacer en lo que resta del día.

  1. EL ALMUERZO

Que el almuerzo no te sorprenda en la oficina. Sal a comer fuera del negocio, y sería ideal si lo haces acompañado de algunos colaboradores. Que la bonanza económica no te llame a consumir alimentos exóticos y llamativos, ya que por lo general, estas comidas son ricas en grasas, sales y azúcares. Date el gusto sólo una vez por semana. Los demás días trata de llevar una dieta sana.

  1. LOS BREAKS

El negocio no es tu cárcel. Crea espacios de esparcimiento durante el horario laboral. 2 breaks de 10 minutos antes del almuerzo y 2 después de él, pueden llevarte a sobrellevar el día y ver el negocio con optimismo.

 

Vía: el3erespacio.com.mx / emprendedores.news.com

Foto: es.finance.yahoo.com


Artículos Relacionados


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion