3 tips para reducir el impacto físico dejado por tu trabajo

El estar en una sola posición en el trabajo por muchas horas o realizar movimientos repetitivos pueden ocasionar lesiones que llegaran a afectarnos en el ámbito laboral. ¿Cómo evitarlos?

cansancio-fisico

Trabajar cargando cosas de un lado a otro. O quizás caminando todo el día. O, quién sabe, sentado durante más de 8 horas en una silla. Si bien cada una de estas rutinas son muy diferentes, todas coinciden en algo: producen un impacto negativo en nuestro cuerpo.

¿Qué hacer para mitigar los daños causados por el trabajo? Aquí te lo mostramos:

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. Disminuye el estrés

Más allá de ser un tópico común en cuanto a materia laboral, lo cierto es que el estrés es un factor que merma nuestra capacidad física a niveles difíciles de imaginar. Por ejemplo, se sabe que aquellos que tienen trabajos de oficina suelen incrementar su grasa corporal, sin embargo, esto no ocurre necesariamente por una mayor ingesta calórica, sino más bien por el fuerte estrés laboral, el cual provoca una mayor producción de lípidos.

Es por ello vital que cada persona reconozca qué es lo que le provoca estrés en el trabajo y trate de reducir ese factor al mínimo. Si es por exceso de trabajo, lo mejor será trabajar menos horas. Si es porque se está contra el tiempo, será necesario elaborar un horario privilegiando lo netamente vital para la empresa.

  1. Cambia el patrón de comidas

Seguramente estás acostumbrado a desayunar, almorzar y cenar. Pero, es probable que hagas otras pequeñas comidas a lo largo del día. ¿No? ¿Pensabas que esa hamburguesa que te comes a media tarde no es comida? ¿O esa pizza antes de la cena tampoco cuenta como comida? Cuenta y es bueno que lo sepas.

Te puede interesar: 3 formas poco comunes de romper el estrés laboral

Contrariamente a la creencia popular, es bueno comer entre comidas. Eso nos da energía, lo cual es sumamente importante en el trabajo. Lo malo está en lo que se elige comer como tentempié. La mayoría de personas opta por comprar productos envasados, fritos o con exceso de grasas o azúcares. Eso hay que restringirlo a las 3 grandes comidas del día. Para las comidas de media mañana o media tarde es mejor optar por proteínas y fibras fáciles de digerir, como por ejemplo, frutos secos, yogur, ensaladas de frutas o verduras, alguna conserva de atún, etc.

  1. Ejercitarse a diario

Si tu trabajo consiste en cargar peso, busca hacer ejercicios aérobicos o practicar algún deporte como las artes marciales. Si tu trabajo es más de oficina, opta por hacer pesas en un gimnasio o en casa. Hay que elegir el ejercicio correcto para nuestra forma de vida.

Ahí viene la clásica frase “yo hago deportes los fines de semana”. Está muy bien que lo hagas. Pero no por hacer 3 horas de deporte continuos los domingos, tu estado físico mejorará. La calidad física es acumulativa y no explosiva. Los especialistas recomiendan dejar de lado largas jornadas de ejercicio físico durante uno o dos días a la semana por media hora o una hora diaria de ejercicio intenso a diario. Los resultados saltarán a la vista.

Vía: lifehack.org
Foto: floridahospital.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM