4 motivos para renunciar si no quieres estancarte profesionalmente

hora-de-renunciar

Alguna vez te has preguntado, ¿cuáles son esos momentos en los que es mejor irse de la empresa que nos cobija para seguir creciendo?

Llega un momento en la vida de los felinos, en que tienen que abandonar el calor hogareño para forjarse su propio camino como líder de su propia manada. Quizás no seamos felinos, pero en algún momento de nuestra vida laboral tendremos que tomar una decisión similar.

Nuestro desarrollo profesional así lo exige. Pero, ¿cuál es el momento ideal para mejor irse de la empresa que nos cobija para seguir creciendo?

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. Cuando tu ambiente te impide seguir creciendo

Es maravilloso que nuestros compañeros o jefes no instruyan en nuestro desarrollo profesional. Sin embargo, hay ciertos ambientes en los que tu trabajo posiblemente no le importe a nadie. Incluso, aunque sueno gracioso decirlo, puedes añorar que tu jefe te regañe por un error cometido.

Te puede interesar: ¿Ya es tiempo de independizarme y dejar el trabajo?

Sucede que algunas posiciones resultan tan complementarias o superfluas en algunos ambientes laborales, que a los jefes o supervisores les importa muy poco lo que hagan los empleados que ostentan dichos cargos. Si detectas ello, lo mejor es huir de ahí.

  1. Cuando no hay retos

Hay empleados que adoran la comodidad de un trabajo de oficina. Sin embargo, para quienes desean crecer profesionalmente, la rutina laboral puede terminar convirtiéndose en su peor enemigo. Ellos no quieren menos trabajo. Quieren más trabajo y que éste sea cada vez más desafiante. Esa es la perspectiva de un profesional ganador. Si sientes que todo sigue como siempre en tu empleo, busca algo diferente y retador.

  1. Cuando no hay un sendero de crecimiento a la vista

Sencillamente, hay ciertos empleos que en determinadas empresas no ofrecen mayores perspectivas de desarrollo. Y esto no tiene nada que ver con los talentos del empleado en cuestión. Solo que por las necesidades de la empresa, dicho puesto no ofrece una posibilidad de ascenso. Si te sientes asfixiado en tu puesto de trabajo, pues busca otro empleo o exige a tus superiores que te recoloquen en otra área.

  1. Cuando estás involucrando en un gran conflicto

Los conflictos son inherentes a la convivencia humana. Es más, el conflicto, como bien muestra la historia, es el principal propulsor del desarrollo humano. Sin embargo, cuando este conflicto rebasa lo racional para instalarse en el plano emocional, es mejor declararse derrotado antes de ser fagocitado por ese monstruo llamado “entorno tóxico”. No dejes que sea demasiado tarde, si te llevas pésimo con tu jefe y compañeros, y no existe posibilidad de reconciliación, mejor busca nuevos horizontes.

Tú tienes la última palabra, ¿es hora de irte o no? Tú eres el único capaz de dar una respuesta firme al respecto.

Vía: haysplc.com
Foto: cnn.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM