5 claves para afrontar el cambio

trabajo-empresas

El mundo actual cambia frenéticamente. En los últimos años todos hemos sido testigos de transformaciones e inventos que en el siglo pasado se generaban en espacios de décadas. Y, por ende, la tecnología cambia y el modo de trabajo de las empresas también.

De tal forma que existen algunas claves para afrontar el cambio que a veces es un reto para emprendedores, Pymes y grandes empresas corporativas que deben incorporar a su modelo para no solamente sobrevivir a las transformaciones del mercado, sino que anticiparse a ellos.

Curiosidad

Es una cualidad que distingue a los trabajadores que es la base de una empresa innovadora. La curiosidad también origina la creatividad. Entonces, para que un negocio sobreviva y logre adaptarse a los cambios debe generar soluciones e ideas creativas a los problemas.

Por ello los especialistas recomiendan tener a la curiosidad como un hábito saludable en la empresa lo que impulsará al equipo de trabajo a compartir sus ideas y a buscar otras formas de hacer las cosas. Hay que recordar que la innovación no solamente se encuentran en los productos, sino también en los procesos, forma de trabajar, marketing, forma de comportarse, etcétera.

Otro detalle a tomar en cuenta es que la curiosidad es un arma ideal para el marketing. Si el emprendedor es capaz de asociarla con eventos o noticias de la marca, empresa o producto será capaz de beneficiarse de manera sorprendente.

Por ello se dice que la curiosidad es como un filtro hacia el público objetivo que permite enfocar 100% de la atención en la marca. De igual forma, prolonga el tiempo para impactar el target en vista que toda campaña está dividida en la fase de crear curiosidad para luego lanzar el producto a una cobertura global.

Habilidad

La mayoría de científicos están de acuerdo en que una de las características que diferenciaron al ser humano de sus parientes simios fue el pulgar. Y es que este “pequeño” cambio en el proceso de evolución es lo que permite al hombre manejar las herramientas y convertirse en ingenieros.

Al igual que muchas cosas que se hace en la vida -como operar maquinarias y manipular objetos- la habilidad es necesaria para producir productos, crear ideas y conseguir que triunfen y sean exitosos en el mercado.

Por ello es muy importante que en la empresa existan dos componentes primordiales : capacitación y talento. El emprendedor debe contratar personas con habilidades, talento y pasión, pero asegurarse que aprendan y se vuelvan expertos en su determinada área.

Otro de los factores a considerar es la capacidad de inspirar confianza en los demás para poder acelerar la carrera de un empleado confiable. Sin esto, no es posible obtener la cooperación para emprender ciertos proyectos.

A ello se agrega saber cómo y cuándo mostrar empatía, que es la capacidad de ponerse en los zapatos de otra persona que es una habilidad clave. Ello permite generar relaciones cercanas y duraderas con todos los empleados proporcionando información sobre las causas que tiene la gente para actuar de cierta forma y predecir las respuestas.

Comunicación

Otra clave para que una empresa funcione como un reloj suizo es que su organización tenga una eficiente comunicación dirigido a todos sus públicos, tanto externos como internos. Y es que la comunicación permite encontrar y generar nuevas ideas, evitar conflictos, solucionar problemas y acelerar procesos.

También, para que la compañía trabaje como una máquina bien aceitada, el líder emprendedor debe procurar tener los canales de comunicación acertados.

Una buena idea es generar la polivalencia para que los empleados experimenten su labor en diversas áreas y una sana convivencia. A ello crear una política de “puertas abiertas” para que los trabajadores se expresen libremente.

Valentía

Solamente hay que recordar aquel viejo adagio que dice “el que no arriesga no gana”. Es la que explica mejor la importancia de la innovación y de afrontar riesgos en una empresa. A veces uno no puede irse a la “segura” o estancarse en donde uno está.

Para lograr sobrevivir en el dinámico mercado actual se debe tomar riesgos y atreverse a retar el status quo, no sin antes analizar los riesgos y tomar medidas para disminuir los efectos negativos.

Un ejemplo de valentía es la de Steve Jobs, fundador de Apple, pero no nos referimos al coraje que tuvo para afrontar sus problemas de salud, sino al extraordinario valor de este líder de negocios. Y es que como presidente ejecutivo de Apple introdujo servicios, productos y modelos de negocios totalmente distintos a todo lo que ya existía.

No hizo caso a las pruebas de mercado y sin tener la certeza que tendría éxito y corriendo el riesgo de perder mucho dinero, enfrentar el ridículo, tuvo la valentía de ofrecer al mundo sus productos innovadores.

Ética

Este es un factor que muchas veces se olvida en el mundo de los negocios. Por ello es primordial tenerla para que una compañía sobreviva a largo plazo. Definir cuáles son los valores y la misión del negocio es lo primero que hacer para luego comunicarlo a todos los sectores de la empresa.

Por ello, una compañía de éxito debe actuar por el bienestar de los clientes, empleados, socios, accionistas, la comunidad y el medio ambiente. De esta forma se conseguirá la permanencia con el paso del tiempo. A fin de cuentas la ética empresarial busca el modo correcto de desarrollar acertadamente la vida de la empresa.

Indudablemente, a veces no fácil adaptarse a las exigencias éticas de la empresa y a las circunstancias del mercado. El emprendedor no sólo tendrá que afrontar la pregunta de si emprender una acción determinada es éticamente correcto, porque sino si el competidor lo hará.

En este entorno que es habitual, la ética debe considerarse una necesidad y no una herramienta para la gestión.

Vía: soyentrepreneur
Foto: orientadoraprofesional

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion