5 cosas que jamás debes hacer al renunciar a un empleo [Video]

Cuando tu trabajo deja de satisfacerte, lo mejor es buscar otro empleo, pero antes de decir adiós y renunciar, hay algunas cosas que debes considerar.

irse-del-trabajo

Quizás, ya llegó el momento de renunciar. Pero, cuidado, solo estás renunciando a un empleo, no a la vida que has llevado hasta ahora.  Hay quienes confunden esto y terminan yéndose por la puerta equivocada del trabajo.

Así que antes que cometas un error del cual puedas lamentarte sigue estos 7 consejos al pie de la letra cuando presentes tu renuncia:

  1. No dejar que el jefe se enteré por otros

Si ya se ha decidido salir de la empresa, que esta decisión quede entre el renunciante y el jefe. Nunca debe ventilarse a los cuatro vientos. Y es que es muy incómodo que puede resultar que el jefe sepa de la salida aún antes de haber hecho oficial la renuncia. Tampoco vale comunicar esos deseos de renunciar a través de las redes sociales. Es una cuestión de mínimo respeto hacia el jefe y hacia la empresa para la cual se trabaja.

  1. No utilizar la entrevista de salida como un escape emocional

La entrevista de salida es utilizada por la empresa para saber en qué puntos se pueden mejorar en material laboral. Sin embargo, hay algunos empleados que ven en la entrevista de salida una especie de confesionario. Y esto no debe ser así. Al entrevistador no le interesan las riñas internas que se hayan tenido en el trabajo.

Te puede interesar: Realmente, ¿crees estar listo para renunciar a tu empleo?

  1. Nunca decirle a los clientes que se renunciará

Otro error común, sobre todo para aquellos que trabajan con clientes, es informar a éstos sobre su futura salida. Éste es un tema muy delicado que debes conversar antes con tu jefe. Él decidirá si es conveniente informar a los clientes sobre tu salida para que ellos se vayan amoldando al trato de otro compañero o si es mejor dejar todo en el silencio.

  1. No relajarse el trabajo

Si ya se ha renunciado pero aún quedan algunas semanas para salir del trabajo porque así lo estipula el contrato, no se vaya a cometer el error de relajarse y hacer las cosas a su modo. Eso generará una mancha en la futura búsqueda de empleo, pues el jefe se quedará con esa última impresión del renunciante.

  1. No pensar que nunca más los verás

El último día jamás será el último día. Nadie sabe si ese compañero que se tenía en el trabajo pueda convertirse en el nuevo jefe en otra empresa. O si ese jefe al que se abandona se convierta en el ejecutivo de otra empresa que a uno le gustaría laborar. El mundo laboral suele ser más pequeño de lo que uno imagina.

Vía: inc.com
Foto: idealistcareers.org

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados