5 razones que llevan a renunciar a quienes aman su trabajo

Si amas tu trabajo, entonces ¿qué podría llevarte a buscar otras opciones laborales? Descubrelo aquí.

dejar-tu-empleo

¿Amas tu trabajo? Entonces, ¿qué podría llevarte a buscar otras opciones laborales?

Es una realidad constante. Muchas personas abandonan su empleo a pesar de que lo aman. ¿Cuáles son las razones para llevar a cabo tal acción? A continuación, lo descubriremos:

  1. Estancamiento

Por más que uno ame su trabajo, nadie pretende hacer lo mismo durante años y años. No hay amor que pueda vencer los estragos de la rutina y el estancamiento. Es recomendable variar de puestos o funciones cada cierto tiempo (entre 2 a 4 años aconsejan los expertos). Aún entre los que adoran su trabajo, de quedarse en un mismo puesto durante años, pueden ver mermada su productividad por el aburrimiento y el resentimiento que comienza a reinar en su interior.

  1. Exceso de trabajo

Ocurre también que hay individuos que gustan de su trabajo, pero en algún momento éste choca con su vida personal. Cuando uno tiene que quedarse más horas de lo normal en la oficina o tiene mucho trabajo por llevar a casa, puede generar insatisfacción hacia el empleo que se tiene. En algunos casos, los empleados optan por retirarse de dicho trabajo para buscar una opción con menos carga laboral, aunque ella conlleve un menor salario.

Te puede interesar: Realmente, ¿crees estar listo para renunciar a tu empleo?

  1. Falta de reconocimiento

En ninguna parte de nuestros contratos de trabajo figura que la empresa tenga que hacernos reconocimientos o recompensas por nuestro trabajo esforzado, sin embargo, como lo menciona la Psicología, somos seres que necesitamos del reconocimiento de los demás para sentirnos valorados. Si ese reconocimiento nunca llega pese a nuestro esfuerzo, sentimos que la empresa nos debe algo aunque siempre nos mantenga al día en nuestros salarios.

  1. Énfasis en los beneficios sobre las personas

Los expertos en materia laboral lo dicen: las empresas tienen dos clases de clientes, los externos y los internos. El bien supremo de toda empresa es lograr que ambos clientes estén satisfechos. Si por el contrario, la empresa está únicamente centrada en lograr réditos económicos y no en el desarrollo de sus colaboradores, éstos indefectiblemente sentirán, en un momento u otro, que para la empresa simplemente significan fichas sobre el tablero de los negocios. Y, por supuesto, nadie quiere sentirse objeto de otro en la vida.

  1. Jerarquía vertical

Las jerarquías en las empresas no son malas, todo lo contrario, son buenas, siempre y cuando no afecten el nivel de relaciones y comunicación existente entre los miembros de la organización. Si para conversar con el jefe, hay que pasar por mil y un canales previos, entonces hay un problema organizacional que definitivamente va a afectar la moral, incluso, de los empleados que más aman su trabajo.

Vía: inc.com
Foto: womenworking.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL