5 síntomas del “estancamiento profesional”

aburrido

Una nueva enfermedad nos invade. Y su punto de acción son las oficinas de todo el mundo. Sus consecuencias son terribles: agotamiento, depresión y angustia.

Lo llamativo de esta enfermedad es que no necesita de un agente transmisor que la propague, son los propios “contagiados” quienes deciden tener o no esta enfermedad. ¿Cómo se llama este mal endémico? Lo conocemos como “estancamiento profesional”. Veamos algunos de sus síntomas para que estés alerta ante un probable contagio:

  1. Cansancio y agotamiento injustificado

Si sientes un tedio terrible al levantarte para ir a trabajar, o percibes que ya no aprendes nada en el trabajo, o peor aún, que tus jefes o compañeros infravaloran tus conocimientos y capacidades, estás estancado profesionalmente. Por desventura, no hay ningún fármaco que pueda combatir estos síntomas creados por el estancamiento. La mejor forma para salir de esta enfermedad a este nivel es preguntándose: ¿Seguiría en este mismo empleo si me redujeran el salario?

Lee también: Cómo salir del estancamiento laboral

  1. Falta de propósito profesional

Otra forma de detectar el estancamiento profesional es cuando logras descubrir que el empleo que ahora desempeñas guarda poca o nula relación con lo que tenías previsto para ti como profesional. Si el empleo actual no te va ayudar a ser quién deseas ser, es mejor que lo abandones. No hay sueldo alguno que te permita recuperar los años perdidos en un trabajo que no te inspira para nada.

  1. Comodidad en tu zona de confort

Si te has convertido en una persona indolente, conforme con tu salario y tu rutina, que ya no hace búsquedas de nuevas oportunidades laborales, que no sigue estudiando, entonces, has caído en tu zona de confort. ¡Cuidado! No sabes lo complicado que es salir de ella. La zona de confort es la mejor amiga del estancamiento laboral. Los seres humanos necesitamos del cambio constante para desarrollarnos. Estar anclados a un mismo empleo es señal inequívoca de que estamos perdiendo nuestra esencia como entes sociales.

  1. Desigualdad en los ascensos

Si todos tus colegas están siendo promovidos y tú no, es señal inequívoca de estancamiento profesional. Por algún motivo, que debes conocer tú mejor que nosotros, tu perfil no resulta de interés para tus jefes. Este síntoma puede agravarse si estando capacitado tú para un puesto de mayor envergadura, la empresa opta por contratar personal foráneo para cubrir dichas vacantes.

  1. Poca valoración de las metas y objetivos

Si a tu jefe no le interesan tus metas profesionales y a la vez, a ti te importan muy poco los objetivos de la organización para la que trabajan, no hay forma de que esto camine. El estancamiento profesional es evidente. En este caso, funciona la vieja frase de “el jefe hace como que te paga, y el empleado hace como que trabaja”.

Vía: altonivel.com.mx / finanzaspersonales.com.co

Foto: iurd.com.ve

Artículos Relacionados