5 trabas que nos ponemos nosotros mismos en el trabajo

obstaculos-en-el-camino

La igualdad se está logrando de a pocos en las empresas. Hoy a nadie se le discrimina por su religión, su opción sexual, su filiación política, y los salarios cada vez son más equitativos entre varones y mujeres. Hoy un gerente puede ser un joven de 25 años, o una mujer de mediana edad. Hay un acceso más igualitario para todos en el trabajo. Sin embargo, hay gente que sigue quejándose de las piedras que le ponen su jefe y sus compañeros. Lo que no se dan cuenta es que son ellos quienes se ponen sus propios obstáculos.

Quizás estés pasando por el mismo problema. Puede ser que no te des cuenta de esas piedras que tú mismo siembras en tu camino profesional. ¿Quieres descubrirlas?

  1. NO EXPRESAR LO QUE SABES

Todos tenemos algo que nos diferencia de los demás. Es la ventaja competitiva con la que cargamos. Sin embargo, muchos escondemos ese valor por temores infundados. No hay posibilidad de ser alguien visible en el trabajo si te escondes como una tortuga dentro de tu caparazón. Demuestra y expresa todas tus potencialidades.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Recuerda que tú eres una marca. Promueve tu marca. Cada vez que te pregunten qué haces, demuéstrale que eres más de lo que tu empleo te deja hacer. No te limites a una función específica. Introdúcete en nuevos ámbitos. Y recuerda, cada vez que tengas oportunidad da a conocer tus logros. No es cuestión de pavonearse, es una estrategia de marca personal.

  1. LIMITARTE A UN EMPLEO

Te repetimos: no te quedes en lo que el empleo te exige. Busca involucrarte en proyectos desafiantes, ya sea en tu propio trabajo o fuera de él. Esos proyectos te permiten ampliar tus habilidades y, a la vez, rodearte de gente con los mismos intereses y habilidades que pueden alimentarte profesionalmente.

Los proyectos fuera del trabajo pueden ser diversos, y dependen de tu profesión. Sin embargo, no todos los proyectos tienen igual valor. Debes priorizar el integrarte a proyectos en donde puedas tener contacto directo con personas. No te limites a proyectos que enfoquen tu tiempo libre a estar encerrado en tu cuarto.

  1. NO HACER LAS COSAS BIEN

Tu mejor carta de presentación es tu trabajo. Si identifican que haces las tareas que te encomiendan por cumplir y que no le pones ese extra necesario, te aseguramos que nunca lograrás ascender en tu empresa. Cada trabajo asúmelo como un reto. Un reto para lograr una meta mucho más grande.

Todo empieza por las cuestiones más básicas. Desde llegar temprano al trabajo, cumplir con los plazos establecidos para cada tarea, o impulsar iniciativas; todo colabora en quedar como un especialista en tu trabajo.

  1. NO ADAPTARSE A LA CULTURA ORGANIZACIONAL

No pretendas ascender en tu trabajo si no eres capaz de adaptarte a la cultura de tu organización. Cada empresa es diferente, los hábitos y costumbres distan mucho de una organización a otra. No queda espacio a medias verdades. O te integras a la cultura, o te limitas a ser un fantasma dentro de la empresa, ¿qué eliges?

Y, por más que te incomode trabajar con ciertas personas en tu trabajo, siempre debes mantener esa actitud cordial que haga llevadera la tarea que les han encomendado. Sabemos que es algo difícil de lograr, pero debes trabajar férreamente en ello.

  1. CONFUNDIR LOS LOGROS Y RESULTADOS

Es común que muchos crean que pasar su tarjeta a tiempo todos los días, hacer su trabajo rutinario y no pelearse con nadie, es suficientemente motivo como para que lo asciendan en la empresa. Pero, ¿acaso no es lo que debemos hacer todos? ¿Dónde está el logro? Cumplir con el trabajo no es un ningún logro, tenlo claro. Aportar excelencia al trabajo, sí que lo es.

Vía: noticias.universia.net.mx / pymesyautonomos.com

Foto: diariouno.com.ar

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario