7 consejos de ahorro para millennials y babyboomers

consejos-ahorro

Si bien es cierto son dos generaciones muy distintas, estos dos sectores enfrentan muchos obstáculos para ahorrar. El secreto es detectar qué formas de ahorro e instrumentos se acomodan a cada edad.

Y es que el ímpetu por vivir rápidamente, estar preocupados por terminar la universidad, estudiar un posgrado, comprarse un auto o tener su apartamento, aleja a los millenials del ahorro a largo plazo.

Sin embargo, ellos no son los únicos inmersos en la vida apresurada; los babyboomers tienen entre sus preocupaciones el cuidado de su salud y cubrir algunos gastos que generan sus hijos o nietos.

¿Quiénes son los millenials y babyboomers?

Los Millennials, son los sectores de la población nacidos entre 1980 y el 2000, también llamada la Generación Y. Son los que crecieron con los conocimientos necesarios para maniobrar cualquier dispositivo tecnológico pero también recuerdan cómo era el mundo antes del boom de la llegada de internet.

En cambio, los Babynoomers son las personas que nacieron en países anglosajones entre el año 1945 y finales de 1960, posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Sin duda que el modo de vida, costumbres y hábitos son impedimentos para cualquier intención de ahorro en su vida cotidiana. Los jóvenes tienen ganas de ahorrar, pero no el hábito de hacerlo, mientras que los adultos mayores, ya construyeron un patrimonio, pero no cuentan con un ahorro adicional.

Sobre este tema, especialistas de México, señalan que el presupuesto de un millennial charro se concentra 34% en el pago o renta de una vivienda, 22% en la educación, 4% en salud, 10% en transporte y 30% en entretenimiento, ahorro y deudas.

Por el contrario, los babyboomers concentran 40% de sus gastos en salud, 20% en vivienda y el resto se va al ahorro y entretenimiento.

Consejos para cuidar el bolsillo

  1. No gastar más de lo que no se tenga. La mejor herramienta para ayudarte a evitar gastar de más es tener su propio registro de transacciones personal, ya sea en una libreta o por internet. En el caso de los bancos, se debe usar el registro de transacciones para registrar todos los depósitos y retiros que se haga.
  2. Medir los ingresos y egresos a través de un presupuesto semanal o mensual. Para ello se necesita un presupuesto que detalla todos los ingresos del hogar así como su utilización. Es una forma muy efectiva de saber cómo fue gastado el dinero, cuánto se necesita para la satisfacción de las necesidades básicas y de qué manera se deben distribuir los ingresos para que sea posible cumplir con todas las obligaciones asumidas y alcanzar las metas trazadas.
  3. No abusar de la tarjeta de crédito. Hay que medir los gastos con la tarjeta porque puede convertirse en un boomerang cuando se tenga a la mano las cuentas a pagar.
  4. No heredar en vida nada de un patrimonio, porque no se sabrá si se necesitará más adelante.
  5. Adquirir un seguro de gasto médico a temprana edad, para que cuando seas adulto mayor no se gaste demasiado en medicinas o tratamientos.
  6. Invertir los ahorros en productos financieros que den rendimientos más allá de la inflación.
  7. No dejar el ahorro para mañana por que las circunstancias que hoy te impidieron ahorrar, serán las mismas que en el futuro te limiten.

En tu caso, ¿en qué generación te encuentras y cómo ha sido o es tu plan de ahorro?

Vía: cnexpansion
Foto: bancaynegocios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion