7 lecciones de vida de “Sex and the City”

sex and the city

sex and the city

Hace 16 años que Carrie, Charlotte, Samantha y Miranda llegaron a la pantalla chica para aconsejar a las mujeres sobre la vida, el amor, las relaciones, el trabajo y obviamente, sobre la moda.

Inspirada en el libro de Candace Bushnell, esta exitosa serie televisiva narra la historia de cuatro mujeres entre los 30 y 40 años y sus experiencias amorosas en la ciudad de Nueva York.

Cabe anotar que las personalidades y el estilo de este grupo de amigas le permitió a la audiencia femenina sentirse identificada con alguno de los personajes.

Lo cierto es que hay algunas lecciones de vida que nos dejó Sex and the City, acerca de crecer con gracia y optimismo y donde el ingenio y el espíritu emprendedor fueron parte de su ADN.

Tener tiempo para uno

Un gran consejo que aprendimos de la serie es saber tener un espacio propio y disfrutar de nuestra vida individual. Sin importar si uno es soltera, casada o con hijos, si se toma el tiempo para uno, se verá reflejado en la relación de pareja.

Elevar la autoestima

Si algo aprendimos de estas mujeres es que la confianza es irresistible. A pesar de las inseguridades que podemos tener, como Samantha con su edad, nada debe detenernos. Sentirnos bien con nosotras mismas y transmitirlo, es la mejor manera de tener éxito.

Siempre hay que salir adelante

Se han visto numerosas historias de amor de Charlotte, Carrie, Samantha y Miranda y la lección es que siempre hay que mirar para adelante. Todos tenemos malos momentos o experiencias difíciles pero es la capacidad de resolverlas con una sonrisa, lo que nos ayuda a seguir adelante con optimismo.

El príncipe azul no es como uno desea

Nunca va a ser como uno lo imagina, ni en sus sueños. Vean a Miranda, casada con su barman, a quien creía inferior a ella por su profesión. O a Charlotte, que se casó con su príncipe escocés perfecto, para ver que era impotente, y terminó locamente enamorada de Harry Goldenblatt, su abogado judío de divorcio, no tan simpático que digamos.

sex-and-the-city-vida

No sentirse culpables por tener sexo

Y esto lo decimos por Samantha, el epítome femenino del sexo libre en “Sex and the City”. Esta mujer no quería comprometerse, quería pasarla bien, era pragmática, simple, y fuera de todo, arrasaba en cualquier lugar. Lo mismo pasaba con las otras chicas, quienes elegían a sus parejas sexuales.

No se trata de defender la promiscuidad, sino que una mujer no debe sentirse culpable si quiere tener sexo con el hombre que le guste y no hacerse daño a ella misma.

Puede ser lo que le venga en gana

Y con esto nos referimos a que puede reinventarse y tener distintas facetas. Puede tener una actitud arrolladora, como Samantha, o ser una cínica, como Miranda, o tal vez una romántica empedernida, como Charlotte, pero puede trabajar, tener una vida y la pareja que quiera. No hay pierde.

Tener derecho a no ser perfecta en Sex and the City

Muchas veces se exigen que las mujeres sean integrales y sobresalientes en todo lo que hacen, y se vende mucho en las revistas. Pero no, el mundo así no funciona. Carrie no sabe cocinar, y cuando Charlotte casi enloquece con sus dos hijas, Miranda solo le dio la respuesta para todo: “Ser madre es duro”.

En fin, ninguna de las chicas es perfecta, todas tienen sus cosas, y aceptaron a amarse como son.

¿Fuíste una de las que no perdió ningún capítulo de esta popular serie de la televisión estadounidense? ¿quién fue tu personaje favorito?

Vía: huffingtonpost
Foto: bodega360

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion