8 aspectos que te pueden generar roces en el trabajo

pelea-entre-compañeros

Los roces en el trabajo pueden arruinarnos la vida. Recuerda que pasamos casi la mitad de nuestro día activo en el trabajo, por lo tanto, es probable que veamos más tiempo a nuestros compañeros de trabajo que a nuestros propios familiares.

Mantener una relación en buenos términos es casi una obligación, claro, si es que no quieres regresar enojado a casa. Sin embargo, muchas veces chocamos con gente que es muy irritante. Y, ¿qué tal si nosotros fuéramos los irritantes? ¿No lo habías pensado, no es cierto? Pues si no quieres quedar como el malo de la oficina ante tus compañeros debes tener mucho ojo con estos aspectos:

  1. LA HIGIENE

Comenzamos por lo más básico. A muchos compañeros les incomoda estar rodeados de gente desaseada o que ofrecen una mala presentación en su vestimenta. No es extraño que observes a esos mismos compañeros, con una sonrisa de oreja  a oreja, cuando hablan con alguien vestido formalmente y completamente pulcro. Cuida las formas desde el primer momento que pisas la oficina.

  1. LA POSTURA

Otro aspecto dejado de lado en el espacio de trabajo. Nuestra postura dice mucho de nosotros. Sentarnos de forma displicente, o inclinados, o con los pies sobre la mesa, delatan a una persona poco respetuosa con los demás. Hay otros que apenas llegan tiran su saco o su casaca sobre la mesa de trabajo. Ignoran las molestias que genera ese comportamiento altanero y maleducado.

  1. LOS ESPACIOS

“Me llevo esta silla, total, nadie se dará cuenta”. Y resulta, que luego de unos minutos, la persona que normalmente utiliza esa silla, levanta la voz para preguntar por ella y a ti no te queda más que enterrar la cabeza. No tomes la computadora de otros. Ni oses atreverte a coger la silla de uno de tus compañeros de trabajo. Y mucho menos te atrevas a comer en la oficina, si es que no es una práctica común en ella.

  1. LA CULPA

Las cosas no salieron como esperó el jefe. Invita a una reunión a todo su equipo de trabajo, y en medio de una discusión acalorada, tú sueltas la lengua y culpas a uno de tus compañeros por su mal desempeño. Error fatal. Ese colega de trabajo te odiará durante lo que le resta de vida. Así que la recomendación es ésta: si las cosas no salieron como se esperaba, nunca, pero nunca, eches la responsabilidad de todo a una sola persona. En un trabajo de equipo, todos los integrantes tienen su cuota de responsabilidad.

  1. LA PUNTUALIDAD

Tú crees que a nadie le interesará si llegas tarde o no. Pero, créeme, genera molestias, y muy serias. Tus compañeros van a creer que recibes favores del jefe, y ten por seguro, que los lambiscones no son bienvenidos en ningún grupo de trabajo.

  1. EL RESPETO

Nuestros compañeros de trabajo no son unas máquinas a las que presionas un botón y hacen una función determinada. Por ello, cada vez que alguno de ellos nos ayuda, debemos hacerle una retribución verbal  de agradecimiento. Verás cómo le cambias el día a ese compañero. Y quizás, hasta podrías ganarte un amigo.

  1. EL HALAGO

Tampoco puedes caer hacia el otro lado. ¿Cuál otro lado? El lado donde están los trabajadores que se la pasan halagando a su jefe o a un compañero determinado. No confundas el respeto hacia el trabajo de los demás con la zalamería. ¿Crees que se puede confiar en alguien que todo el día anda preocupado en caer bien a los demás?

  1. LAS HABLADURÍAS

Las habladurías representan el camino más seguro para ganarse enemistades en el trabajo. Si tienes algún problema con un compañero, díselo directamente y en privado. Fomentar rumores y medias verdades sólo genera conflictos al interior de un grupo humano.

¿Conoces algunos otros aspectos que pueden generar discordias en el espacio de trabajo?

Vía: baquia.com / peru21.pe
Foto: actualicese.com

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion