8 características y ventajas de la empresa 2.0

empresa 2.0

El aumento de herramientas tecnológicas ha inundado a todas las empresas que cada vez más tienen la necesidad de implementar ciertas normas para mantenerse al nivel de la competencia.

De tal modo que ahora existen ciertas características y ventajas de la empresa 2.0, que ya es una nueva forma de “cultura laboral” que aglutina muchas herramientas como redes sociales, blogs, encuestas online, o Mash-Ups.

Entonces, por medio de la implementación de estas herramientas las ahora empresas pueden desarrollar nuevos servicios y productos, mejorar la atención al cliente y los procesos internos de la organización, lo que es considerado como una empresa 2.0.

Lo cierto es que es a veces complicado explicar si uno está inmerso en este tipo de trabajo si la cultura de la empresa es 2.0 que se caracteriza por la flexibilidad, el dinamismo, la horizontalidad, la innovación, la transparencia, la colaboración y la fortaleza del concepto de “equipo”.

Cultura 2.0

Este término fue acuñado por Tim O’Reill en el 2004 cuando se refirió a la segunda generación de la Web. Una historia que se inicia cuando finaliza la era de páginas estéticas y hay más comunicación e interacción entre los usuarios.

De tal forma que la palabra cultura 2.0 se relaciona a la vida que se lleva en Internet que ha ido evolucionando y que ha permitido la democratización de diferentes herramientas que van desde el e mail a la posibilidad de subir videos en diversas portales, diseño y creación de blogs y la participación en diferentes servicios como son las redes sociales.

Ventajas y características en una empresa 2.0

Las llamadas empresas 2.0 ven sus operaciones, el modelo de negocio, la jerarquía, la relación con trabajadores y clientes u orientación a mercado de una forma diferente. Precisamente, entre algunas de las principales características que las definen tenemos:

1. Aumento de la creatividad: la cultura 2.0 apoya el trabajo en equipo sin temor al fracaso. Se supone un cambio de mentalidad donde se invita a los empleados a compartir el expertise de cada uno. Entonces, la adaptación y la competencia al cambio, obliga a la eficacia y a la innovación constante.

2. Las personas son el eje de todo: son las que crean y consiguen que las organizaciones avancen y donde la información fluye al 100%.

De tal forma que el empleado debe estar muy bien actualizado para aprovechar esto y mejorar la calidad del trabajo ofreciendo además un valor añadido.

3. Fidelizar a los empleados : es necesario hacerlo para saber aprovecharlo y mejorar la imagen de la marca que es fundamental. Si una empresa sabe la forma de implicar a sus empleados y esto se refleja en el mundo online, el alcance será enorme y se verá públicamente.

4. Flexibilidad laboral: ello implica la mejora de organización a nivel personal, la optimización del tiempo, aprender a trabajar por objetivos y tener las metas claras.

De tal forma que el teletrabajo es una herramienta muy útil tanto para conciliar la vida laboral como la personal. Es un concepto que aún en Latinoamérica no tiene demasiada aceptación pero, sin duda, es una gran herramienta que las empresas deberían ya empezar a usar.

5. Capacidad de innovación y de inquietud a nivel personal: nadie debe conformarse con lo que se tiene y siempre estar dentro de la zona de confort. En una cultura 2.0 cada empleado debe crecer a nivel personal, buscar nuevas maneras para desarrollar y mejorar sus habilidades.

6. Potencia la conciliación de la vida personal y profesional de sus trabajadores: ya los valores de gran parte de la población han cambiado, y ya hoy consideramos importante poder dedicar tiempo a las familias, a practicar deporte, dedicarse a hobbies o a los amigos.

Es por ello que una empresa 2.0 debe permitir que ambas esferas puedan convivir para tener empleados motivados y felices para que sean más productivos.

7.  No tener miedo al cambio: ahora ya se vive en una época en que el miedo y el pesimismo impregna en todas las capas de la sociedad y las empresas no están ajenas a ella. Se ve con frecuencia que el miedo “invade” a los directivos y los hace refugiarse en sus “cuarteles de invierno”, negándose a cambiar.

Y ante la velocidad de cambios en la agenda de cualquier organización para la transformación continua, es necesario el cambio viéndolo dentro de su contexto positivo.

8- Capacidad para trabajar de forma distribuida: ahora ya una empresa debe aprovechar el talento donde se encuentra sin importar las barreras geográficas. Si se implanta una cultura de colaboración sin tapujos, se debe planificar adecuadamente utilizando las tecnologías disponible de forma mucho más eficiente, no solo en costes sino en recursos.

Sin duda que el cambio de cultura de toda la empresa implica una transformación en la mentalidad de todos los empleados para llegar a una cultura de innovación, colaboración y en definitiva en crear una comunidad 2.0.

¿Te apuntas al cambio?

Vía: territoriocreativo

Deja un comentario