8 situaciones por las que deberías renunciar ahora

yo-renuncio

Por lo general, encontrarás información que te asegura que nunca es bueno renunciar inmediatamente, que es mejor tomarse un tiempo, analizar la situación, ahorrar y buscar otras ofertas laborales antes de hacer efectiva la renuncia. Sin embargo, hay situaciones que nos sacan de las casillas, y que no queremos seguir viviendo. ¿Estas situaciones exigen renunciar inmediatamente? Averigüémoslo.

  1. CUANDO LAS PUERTAS SE TE CIERRAN

Llevas varios años en la empresa y nunca te consideran para un ascenso. ¿Aumento de sueldo? Es algo desconocido para tu jefe. Siempre has estado realizando la misma tarea, y pese a tu insistencia para cambiar de funciones, tu jefe te ignora y te sigue manteniendo en el mismo puesto. Cuando hay una plaza vacante, la empresa busca a alguien externo para ocupar ese puesto. El jefe no solo debería crear un futuro para la empresa, sino también para sus empleados. No queda otra, debes renunciar.

  1. CUANDO PIERDES LAS GANAS

Si tu trabajo se ha convertido en una rutina diaria de sinsabores debe renunciar. Pueden existir tareas que nos resulten desagradables, pero esos momentos deben ser compensados con otros espacios en los que compartamos situaciones agradables con los compañeros. Si no está ocurriendo esto, estás malgastando tu vida en un lugar desagradable para ti.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. CUANDO TE DICEN QUE ERES REEMPLAZABLE

Te acercas a tu jefe en búsqueda de un aumento, y él en lugar de encontrar las razones de tu solicitud, se molesta y te dice que te puedes irte en el momento que quieras, porque eres reemplazable. Las organizaciones modernas no solo se preocupan por la situación laboral y económica de sus empleados, sino también de la situación afectiva de sus integrantes. Si a nadie le interesa lo que sucede en tu vida fuera del trabajo, debes renunciar.

  1. CUANDO SIENTES QUE TU TRABAJO NO SIRVE PARA NADA

Nuestro trabajo no debería entregarnos solamente una retribución económica al final de mes. También buscamos sentir que nuestro trabajo es importante para esas personas que no pertenecen a la empresa, los clientes. Si estás sintiendo que tu trabajo no tiene sentido, que no aporta valor a la empresa, entonces busca otras oportunidades ahora.

  1. CUANDO TRABAJAS PARA EL JEFE, NO PARA LA EMPRESA

Todos tus logros se los entregas a tu jefe, y él muy orondo se va a las reuniones con los jefes de área y presenta tus ideas como si fueran las suyas. Y tú sigues en la misma esquina ignorada de la oficina sin que nadie te preste atención. Tienes grandes ideas, pero las estás poniendo al servicio de tu jefe, solo para que éste logre ascender cada vez más y más. ¿Renunciar ya? Por supuesto. Busca una organización donde valoren tus aportes.

  1. CUANDO NUNCA TE AGRADECEN

El agradecimiento no es un favor que nos entregan nuestros jefes o compañeros. Debe ser una norma en la empresa. Se trata de mostrar una retribución con el gran trabajo desempeñado por nuestro compañero. Si en todos estos años nunca has recibido un “gracias”, entonces quizás esa empresa no es para ti.

  1. CUANDO ERES AVERGONZADO EN PÚBLICO

Cometer un error es parte de la condición humana. Un error no es motivo como para que te avergüencen en público. Nadie te puede mostrar como un incompetente en medio de una reunión general o levantando la voz en tu oficina. Ni siquiera tu jefe. Mantente firme. Si ocurre esa situación, muéstrate digno y renuncia al instante.

  1. CUANDO TU OPINIÓN ES INFRAVALORADA

¿Sugieres algo y se ríen de ti? Algunos trabajadores se acostumbran a esa ruin situación, sin embargo no debe ser tu caso. Debemos sentirnos valorados en nuestra empresa. Si nuestra opinión no es la adecuada para los objetivos de la organización, deben decirnos porque no es conveniente. Si se limitan a reírse de lo que decimos, no sólo somos uno más en la empresa, sino que nos convertimos en el hazmerreír de ella. Renunciar es lo oportuno.

Vía: finanzaspersonales.com.co

Foto: peoplepassionate.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario