Aprende a resolver desacuerdos de forma constructiva

conflicto

En un negocio no todos poseen las mismas opiniones, a veces la toma de decisiones puede volverse difícil y en el peor de los casos insostenible si no se llega a un acuerdo entre compañeros. Si no prima la comunicación es más fácil caer en estos problemas, ya que no se tiene una moderación en donde todos tengan la posibilidad de expresarse abiertamente.

No pongas en riesgo tus relaciones laborales y personales en el negocio, aprende a resolver desacuerdos de forma constructiva con los siguientes consejos:

  • Diagnosticar el problema

Define sobre qué aspectos son los desacuerdos laborales y si estos van más allá del tema empresarial, sobre todo cuando se trata de relaciones familiares o de amigos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  • Ponerse en el lugar de los socios

No se trata solo de defender tu idea por sobretodo, sino de lograr entender a la otra parte para que ambos lleguen a un acuerdo. Ponte en el lugar de tu socio o socios y evalúa cuáles son sus objetivos y motivos principales para pensar de tal forma, también puedes guiarte de historias de conflicto pasadas ¿Cómo lo resolvieron? ¿Cuáles fueron los resultados?

  • Considerar a las otras personas involucradas

Es importante que también consideres a las otras personas involucradas en el conflicto, aquellas de son parte directa o indirecta del problema y que de alguna manera están influyendo en tus colegas. Analiza la razón de sus opiniones.

  • Analizar las consecuencias de no resolver el desacuerdo

Para resolver desacuerdos de una forma correcta pregúntate ¿Qué ocurriría si no se llega a un acuerdo claro? ¿Quiénes pierden? ¿Cómo se vería afectado el negocio?

  • Desarrollar una estrategia

Si el problema es difícil de solucionar elabora un plan de acción, recuerda que la comunicación es lo más importante, que hay que ser flexible para saber qué factores son negociables y que es mejor implementar estrategias colaborativas en donde todos ganen algo.

  • Dialogar y escuchar

Es fundamental saber escuchar los puntos de vista distintos, muestra empatía y no dudes en preguntar si existe alguna duda. También es importante que expreses tu opinión de manera inteligente, sin mandar ni imponer.

En este punto hay que enfocarse en resolver el problema y no en cambiar el comportamiento de la otra persona, ya que no todos comparten las mismas actitudes.

  • Cerrar el problema

Una vez cerrado el problema es importante establecer las acciones, plazos e indicadores. Así se logra poner cierre al conflicto.

  • Aprender de la experiencia

El hecho de resolver desacuerdos de manera efectiva trae lecciones importantes, los conflictos en los negocios suelen ser comunes y de ellos se sacan lecciones positivas para enriquecer las relaciones laborales. En muchos casos sirven para mejorar la innovación y creatividad dentro de la empresa, ya que de las diferentes ideas se logra una solución exitosa.

Si los problemas persisten será mejor evaluar la posibilidad de asociarse con otras personas.

  • No ignorar el conflicto

A veces se piensa que mejor es ignorar un problema, pero cuando tomamos esta decisión solo estamos motivando a que el conflicto estalle y se vuelva mucho peor. Es mejor resolverlo lo más antes posible.

  • Oportunidad a todos los miembros para presentar sus opiniones

Para resolver desacuerdos de manera constructiva todos los involucrados sin excepción merecen ser escuchados, hay que darles la oportunidad de expresarse abiertamente y en el tiempo suficiente. En este tipo de sesión se debe lograr una conversación, no hay espacio a la confrontación o al dominio.

  • Ser abierto a las nuevas ideas

En un centro laboral hay muchas maneras eficaces de hacer el trabajo, nada se define como correcto o incorrecto. Que tus sentimientos personales no influyan, hay que ser lo más abierto y flexible posible para tratar de entender a la otra parte.

 

Vía: buenos negocios y emprendedores news

Foto: blog inteligencia cultural

 

comments

Autor entrada: tania24

Deja un comentario