El conocimiento que la industria actual necesita

importacion-de-conocimiento

¿Qué diferencia a las grandes economías del mundo de las más pequeñas? ¿Aún no lo sabe? Es el conocimiento. Sin embargo, con la llegada de nuevas tecnologías, la posibilidad de compartir valiosa información se ha vuelto un fenómeno común en el mundo. De alguna forma, ello ha posibilitado que economías emergentes como Brasil, Turquía, Túnez e Indonesia hayan logrado importantes rangos de crecimiento. Pero, si comparamos el nivel de productividad de esos mismos países con respecto a la Italia, Japón, Gran Bretaña u Holanda de los ’60, veremos que ni siquiera están a un tris de acercarse. ¿Acaso el conocimiento y la información no basta?

Muchos podrán argüir que a diferencia de aquellos años, las personas dedicaban mucho más tiempo a la labor productiva y de conocimiento que en la actualidad, debido a que las tecnologías nos hacen perder valioso tiempo. Algo de cierto puede haber bajo esa premisa. Aunque, como bien lo señala el profesor de la Universidad de Harvard, Ricardo Hausmann, todo indica que existe un tipo de conocimiento, vital para el quehacer industrial, que no se puede obtener mediante la enseñanza escolar, técnica o universitaria. Hausmann denomina este cúmulo de información como el conocimiento tácito.

¿Quién podrá conocer más de ferretería, aquel que leyó un manual entero sobre el tema o aquel que viene trabajando años completos en el rubro? La respuesta cae por sí sola. El conocimiento tácito es aquel que se aprende en el terreno del negocio en el que nos desenvolvemos. Y ese es el tipo de conocimiento más difícil de obtener, pues ningún profesional está dispuesto a compartir el know how de un sector en específico de buenas a primeras.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Es por ello, que las corporaciones más grandes del mundo están en búsqueda de aquellos profesionales que integren a su sector de negocio, conocimientos que le serían imposibles de obtener de un recién egresado técnico o universitario. El ir y venir de diferentes profesionales en el mundo marcan una pauta de lo que sostenemos aquí. Hay quienes van más allá: han trabajado durante años en un sector específico, y luego de ese tiempo, esos empleados deciden tomar el rumbo emprendedor e iniciar su propio negocio. Tienen un conocimiento adquirido durante años.

He ahí el problema en el que están envueltos muchos países emergentes. De alguna manera, sus empresas tratan de ingeniárselas para atraer a profesionales y técnicos competentes del extranjero que comiencen a dejar una semilla en el personal oriundo. La era del conocimiento ha dejado de ser una materia exclusiva de los claustros universitarios y de la red virtual, ahora el conocimiento más valorado en el mundo está en el cerebro de unas cuantas personas.

Vía: “Portafolio económico”

Artículos Relacionados

comments