¿Cómo acabar de una vez con esos trabajos pendientes?

administrar-tiempo

¿Quieres acabar con todo el trabajo acumulado de una sola vez?

No es lo más recomendable. Es que hacer las tareas encomendadas de golpe, lo único que producirá será que terminemos haciendo los trabajos de mala forma, y al final, tengamos que volverlos a hacer. Dinos si no has incurrido en algunos de estos vicios cuando has realizado trabajos de forma apurada:

  • Haces las tareas más sencillas al comienzo, creyendo que así lograrás hacer más cosas en un único dí
  • Te la pasas conectado a las redes sociales, al correo electrónico y a tu celular, y así te sientes más productivo.
  • Las tareas más aburridas las dejas al final, seguro que al tener más espacio de tiempo al finalizar el día lograrás culminar con ese trabajo engorroso. Claro, nunca lo logras.
  • Nunca corriges los trabajos ya finalizados. No te queda tiempo. Lo entregas tal como lo terminaste, sin importarte si tu jefe vaya a mandar tu trabajo directo al tacho de la basura.

¿Lo ves? Sí has incurrido en muchos de estos vicios, y lo peor es que creías sinceramente que eras eficiente. En realidad, estabas sacándole la vuelta a tu propio trabajo. Si de verdad estás comprometido con tu trabajo, estos consejos te serán de suma utilidad:

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. CONCENTRARSE EN UNA SOLA TAREA

Los multitarea hacen todo mal. Concéntrate en un trabajo específico. Y aunque te resulte doloroso, desconecta tus actualizaciones de redes sociales en tu computadora o tu celular. Si sumarás el tiempo que te tomas cada vez que respondes a una actualización de tus contactos, te percatarías que ahí están precisamente las horas que te hacen falta para terminar tus tareas cuando llega el viernes o sábado. Asimismo, evita caer en las chácharas propias de la oficina. Reserva esas divertidas conversaciones para los espacios de ocio.

  1. ESTABLECER HORARIOS

Quizás no te hayas percatado, pero si le pones un tiempo máximo a una tarea determinada, culminarás dicha tarea en menos tiempo de lo acostumbrado. Así de sorprendente es nuestra mente cuando está enfocada en algo. Si te toca hacer el informe de la reunión de gerencia, ponte un plazo específico, una hora, tal vez. Evita trabajar sin parámetros establecidos.

  1. COMENZAR POR LO MÁS COMPLICADO

Nuestro momento de mayor productividad se encuentra cuando recién llegamos al trabajo.  Pero, hay que aprovechar ese umbral y no destinar esa energía a tareas inútiles o de poca importancia. Comienza siempre por la tarea más complicada del día. Y si hoy no tienes una tarea angustiante en agenda, puedes aprovechar para iniciar un trabajo complicado que tenías planificado para los siguientes días o semanas.

  1. HACER LAS TAREAS MÁS SIMPLES

Hay un vicio perverso que recorre las venas de los profesionales más destacados: complican todo lo sencillo. La utilización de jergas profesionales y procedimientos complicados solo producen que nos alejemos más de las tareas que son realmente importantes por la empresa. Si un trabajo nos resulta incomprensible, ¿cómo podremos finalizarlo con éxito?

  1. FOCALIZARSE EN EL MOMENTO FINAL

¿Te acuerdas cuando entregaste un trabajo que te tomo mucho tiempo y esfuerzo? Es una sensación insuperable. Retén ese momento en tu memoria. Y reprodúcelo cada vez que tengas un trabajo arduo por delante. Enfoca tu energía en la meta y no en el camino. Es una estrategia mental que nunca falla.

¿Aún sigues con problemas para acabar con el trabajo encomendado satisfactoriamente? ¿Qué esperas que no tomas el toro por las astas?

Vía: gestion.pe / oficinavirtualhoy.com
Foto: expandirse.es

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario