¿Cómo actuar cuando tu mejor empleado decide renunciar?

renuncia-voluntaria

Un día llegas a la oficina y te encuentras con tu mejor empleado con un papel en la mano. Es su carta de renuncia. No te lo imaginabas. Y lo peor es que te anuncia que hoy será su último día de trabajo. ¡Y cuántas cosas pendientes quedan, justo ahora se le ocurre renunciar! Pero, así son las cosas y poco es lo que puedes hacer para cambiar su decisión. Si bien no está en tu poder hacer que tu empleado se retracte, si está dentro de tu rango de influencia el que tu empresa apenas note la falta de ese valioso empleado. ¿Cómo hacerlo? Aquí te lo mostramos:

  1. Sigue las normativas

Lo primero que tienes que tener en la mente es exigirle a tu empleado el cumplimiento del mes de anticipación para el caso de renuncia. Dile que vas a colaborar con su carrera profesional, y que de ser posible, reducirás el mes completo exigido por ley por únicamente 15 días. Si pese a ello, él no desea venir a laborar al día siguiente, emprende las acciones administrativas correspondientes (retención de CTS, por ejemplo). Y por supuesto no le lances una contraoferta como último recurso. Igual no vale la pena, si él desea irse hoy es porque en realidad nunca valoró a tu empresa.

  1. Esconde tus emociones

Mostrar tus emociones podría generar tensiones dentro de los demás empleados de tu organización. El mundo no se va a acabar por el hecho que tu empleado estrella se vaya. Tu verdadera capacidad está en encontrar soluciones inmediatas y eficaces para los problemas que se crean en tu empresa. Ésta es otra oportunidad para mostrar de qué estás hecho.

  1. Evita las murmuraciones

Siempre que ocurre una renuncia intempestiva, los chismes corren como reguero de pólvora. No te extrañes que lleguen a tus oídos teorías tan descabelladas como que el empleado renunció debido a que tenía problemas personales contigo o cosas por el estilo. Es mejor que las cosas queden claras desde el principio. Permite al empleado renunciante que se despida de sus compañeros y les explique el porqué de su salida.

  1. Busca un reemplazo dentro de tu propia empresa

Si tu mejor empleado se va es mejor comenzar a buscar un reemplazante en casa. ¿Por qué? Se entiende que ese mejor empleado era alguien de confianza, por tanto, debes mantener la misma línea con quien ocupe su puesto. Quizás te veas en la necesidad de contar con dos colaboradores para ese puesto vacante. Si nadie da la talla para el puesto o no quieren asumir dicha responsabilidad, pues ahí recién debes buscar al reemplazante fuera de la empresa.

  1. Reorganizate como líder

El hecho que la renuncia de tu mejor empleado te haya agarrado con los pantalones abajo, demuestra que no estás haciendo tu tarea al 100%. Tú como líder de la organización debiste darte cuenta semanas o meses antes de la renuncia inevitable. La gente no renuncia porque sí de un día para otro. Que esto te sirva de experiencia para identificar a otros empleados descontentos, y así puedas crear antídotos eficaces contra futuras renuncias.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion