¿Cómo encontrar el propósito de nuestras vidas?

buscar-tu-proposito

Suena el despertador. Lo apagas con cierta molestia. En tu mente se forma la idea “tengo que hacer lo mismo de todos los días”. Ni siquiera sabes por qué lo haces, ¿o sí? Ah, por supuesto que lo sabes. Para pagar las deudas y los gastos diarios. Sabes en el fondo de ti que la situación no es la ideal. Estás en un momento en que has privilegiado el dinero por encima de tus sueños. ¿Eso que haces ahora está alineado con tu propósito de vida? Si no es así, ¿por qué sigues encadenado a esas tareas?

La vida ordinaria

Para algunos puede resultar placentero marcar tarjeta a las 8 de la mañana, hacer su trabajo diario y retirarse a las 6. Están dispuestos a dar parte de su vida a una empresa porque aman lo que hacen. Sin embargo, este propósito no es el verdadero en la mayoría de casos. Gran parte se autoengaña, crean en su mente un propósito que no se ajusta con su ideal, y prácticamente, viven en piloto automático.

La búsqueda del propósito de nuestras vidas

Así podemos pasarnos años y años, con la esperanza que luego de 20 ó 30 años de trabajo duro obtengamos nuestra recompensa: una pensión de jubilación. Es decir, hemos sacrificado gran parte de nuestra juventud y adultez en pos de un sueño mísero. Solo cuando nos enfrentamos a una experiencia realmente dura en la vida, como la pérdida de empleo, la partida de un familiar cercano o alguna enfermedad, nos damos cuenta que hemos desperdiciado parte de nuestra vida en un propósito que no es el nuestro.

Sin embargo, no tienes que esperar que un auto te arrolle o que tu jefe te despida unilateralmente para darte cuenta de tu error. Puedes hacerlo ahora, con estos 3 sencillos pasos:

  1. Imagina un mundo en el que el dinero no existiera. Ahora, en un pedazo de papel escribe los trabajos que te gustaría desempeñar en este universo utópico.
  2. Una vez que tienes una amplia lista con lo que te gustaría hacer, ordénalos numéricamente de acuerdo a la pasión que despierta en ti cada una de esas tareas.
  3. Ya tienes el propósito de tu vida ante tus ojos. Es la tarea que encabeza la lista. Es lo que amas y deseas hacer. Las otras opciones también resultan interesantes si la primera opción no es financieramente viable.

Antes que asumas este cambio, hay algunas cosas importantes que debes tener en cuenta. Tu vida ya no será la misma. Aquí te explicaré el porqué:

  • Si pensabas que tu vida era realmente dura, ahora lo será aún más, pues conseguir el propósito de nuestra vida no es nada fácil. Pero, las recompensas valen el esfuerzo.
  • Dejarás la zona de confort en la que vivías para experimentar cosas nuevas e inimaginables. Puede que tropieces una o más veces, pero lograrás salir bien, pues el propósito de tu vida puede más.
  • Conocerás el significado de la felicidad. Puesto que haces lo que amas, caminarás por el sendero de la vida con una sonrisa de oreja a oreja. Tu familia y amigos lo notarán.

Recomendaciones finales para alcanzar nuestro propósito

  • Nadie puede conseguir su sueño si está satisfecho con su situación actual.
  • No debes sujetarte a lo que los demás esperan de ti.
  • Rompe las convenciones sociales, no las leyes.
  • Deja de escuchar a los que dicen “no se puede” o “es imposible”. Escucha la voz de tu interior.
  • Sigue tu pasión no solo emocionalmente, sino también intelectualmente. Nútrete para ser el mejor en lo que haces.
  • No declines cuando otros muestren envidia por el coraje que tienes. Es signo que vas por buen camino.

¿Conoces cuál es el propósito de tu vida? Cuéntanos sobre él.

Vía: pickthebrain.com

Foto: lacienciadelespiritu.blogspot.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion