¿Cómo superar el rechazo a una vacante de trabajo?

rechazo-laboral

Nuevamente fallaste. Te sientes deprimido. Crees que las empresas ya tienen todo arreglado para esos puestos de trabajo que ofertan. El pensamiento negativo te invade. Un momento. Debes apretar el freno. Que el rechazo a ese trabajo no te sumerja en la depresión. Debes seguir buscando otras vacantes. Pero, además, puedes aprovechar este último rechazo en beneficio tuyo. ¿Cómo?

  1. BUSCAR RETROALIMENTACIÓN

Muchos postulantes se quedan en la nebulosa cuando son rechazados para un puesto de trabajo. Ojalá que no seas uno de ellos. Si has llegado a la entrevista personal, trata de mantener contacto con los reclutadores. Puedes obtener su número telefónico o su correo electrónico. ¿Por qué no te animas a enviarle un mensaje para qué te indique los motivos de tu no elección para ese puesto?

Esta información es más importante que cualquier recomendación que encuentres en un artículo sobre recursos humanos. Así entenderás si flaqueas en alguno de estos aspectos:

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  • Falta de experiencia laboral.
  • Nivel de educación que no es la requerida.
  • Falta de habilidades sociales.
  • Conocimientos técnicos insuficientes.
  • Deficiencia en la promoción de tu marca personal.

¿Cuál ha sido tu punto flaco para no obtener el puesto de trabajo?

  1. CAMBIAR EL ESCENARIO

Si has obtenido una retroalimentación, te será sencillo saber qué es lo que te falta. Pero, si no obtienes esa retroalimentación tendrás que descubrirlo por tu propia cuenta. Sé sincero. Hallar tu debilidad puede ser el escalón que te permita obtener un nuevo y ventajoso empleo.

Ahora bien, ya lo sabes. ¿Qué vas a hacer? ¿Mentir en tu CV? Claro que no. Si te faltan conocimientos técnicos, apúntate a cursos cortos o por Internet. Si tus habilidades sociales no son suficientes, entonces busca cursos de oratoria y liderazgo. Si tu experiencia laboral no es la adecuada, plantéate trabajar a medio tiempo o como voluntario en empresas del rubro al que aspiras. Todo tiene solución.

  1. VOLVER A INTENTAR

Si lo tuyo es esa empresa, siempre ha sido tu intención trabajar en esa organización que te ha rechazado, es hora que te tomes un tiempo prudencial para volver a intentarlo. Busca otras empresas, por el momento. Tal vez, en un par de meses, cuando se abran nuevas vacantes laborales en esa empresa, debas aplicar nuevamente.

  1. BUSCAR CAPACITACIONES

El rechazo a un trabajo puede ser sinónimo de que no tenemos la educación requerida para ese puesto. Tal vez, aún no hayas sacado tu título profesional. O requieras una especialización. O, quién sabe, una maestría. Analiza el mercado educativo y encuentra la respuesta a tus requerimientos.

Hay quienes ven en el desempleo un tiempo muerto. No debe ser así. El postulante tiene que ver en el desempleo un espacio para reinventarse profesionalmente y adquirir más conocimientos. No puedes volver al mercado con las mismas armas bajo el brazo que cuando saliste de tu último empleo. Esta vez, debes haber aumentado tu caudal informativo. Incrementa tu ventaja sobre la competencia.

  1. DEJAR DE LADO EL PENSAMIENTO NEGATIVO

Después de muchos rechazos, casi es inevitable pensar que los puestos de trabajo están arreglados de antemano, que es inútil seguir intentando, que seguramente algún amigo del jefe ha obtenido ese empleo. Son los pensamientos de un perdedor, y tú no lo eres. Mantén siempre el optimismo.

Ojo, no siempre el rechazo a un trabajo se debe a que te faltan las habilidades y la competencia necesarias. Puede ocurrir que luego de la entrevista, el reclutador se haya percatado que tú  no encajas con la cultura de la organización, y por ello, te descartó. En ese caso, es inútil seguir intentando en esa empresa. Es mejor buscar nuevos horizontes.

Vía: mundoejecutivo.com / cnnexpansion.com

Foto: findtherightjob.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario