Descubre cómo piensan los mentalmente fuertes

mentalmente-poderosa

Los miedos nos invaden. Es algo normal. La sociedad ha contaminado nuestras mentes, el miedo es una de sus consecuencias. Según un reciente estudio en los Estados Unidos, nuestra mente genera cerca de 65.000 pensamientos por día, de los cuales un 65% son negativos.

Pero, algunos parecen estar vacunados contra esos pensamientos. Parecen individuos mentalmente superiores al resto. ¿Qué es lo que los diferencia del resto? Su forma de pensar, que puede reseñarse en 3 puntos básicos:

  1. No temen el riesgo

Lanzarse desde lo alto de un puente es un riesgo, un riesgo nada normal, por cierto. Cuando hablamos de riesgos y de la forma de afrontarlos, nos referimos a los riesgos calculados que tomas en tu día a día. Por ejemplo, hay quienes arriesgan parte de su dinero para pagarse una carrera profesional, sin saber si efectivamente dicha profesión le devolverá lo invertido. O renunciar a un empleo para iniciar un negocio que conocemos y estamos firmemente convencidos que será exitoso. Son riesgos, sí, pero riesgos calculados.

Lee también: 18 tips para tener mente positiva en el trabajo

Eso es precisamente lo que hacen rutinariamente las personas mentalmente fuertes. Tomar riesgos para ellos es un hábito. Ellos visualizan el éxito en una imagen mental y superan los miedos propios de asumir un riesgo pensando en esa imagen. La visualización del éxito es el primer paso para el logro de la misma.

  1. Cambian sus perspectivas

La autoevaluación continua es un sello de fábrica de los mentalmente fuertes. Mientras, el común de las personas evade preguntarse cosas tan sencillas como si están en el empleo correcto, si están haciendo lo que realmente quieren, o si están en camino a la consecución de sus sueños, el individuo mentalmente fuerte se pregunta ello cada día de su vida.

Lo que hoy nos parece una verdad irrefutable, mañana podría ser una mentira, de acuerdo a lo que vayamos aprendiendo a lo largo de nuestra vida. Esto lo han entendido bien los mentalmente fuertes, y por ello ponen en evaluación constante sus pensamientos en torno a su desarrollo y crecimiento personales.

  1. Se preguntan, “¿por qué no?”

Cuando uno quiere aventurarse en algo completamente desconocido, la pregunta mental que surge de manera casi instantánea es “¿Por qué?”. Pues, los sujetos mentalmente poderosos no se preguntan “¿Por qué?”, sino más bien “¿Por qué no?”. A primera vista uno no notaría la diferencia existente entre una y otra pregunta. Pero, que existe una diferencia entre ambas es indudable.

La diferencia está en que la primera pregunta nos fuerza a enunciar respuestas negativas, que conducen a la procrastinación, al olvido, a la desidia, a la abulia. Lo negativo siempre tendrá consecuencias negativas. En cambio, la segunda pregunta busca respuestas positivas, que alienten a hacer algo por más complicado e incomprensible que parezca.

Vía: forbes.com
Foto: lorensworld.com

comments