El deseo de ser emprendedor podría ser genético

codigo-genetico

Es una cuestión que viene rondando los ámbitos científicos y empresariales desde hace mucho tiempo. Pero, por increíble que parezca existen pocas investigaciones al respecto, tal vez, porque se considera que el comportamiento emprendedor es algo que se aprende a lo largo de la vida, y no una herencia de nuestros abuelos o padres.

Pero, imagínate que te dijeran que tienes genes emprendedores recorriendo tus venas, ¿eso sería un aliciente para ti para crear un negocio?

El emprendedurismo es genético

Uno de los pocos estudios que existen al respecto fue realizado en Londres por el Departamento  de Epidemiología Genética del Kings College. El problema era ¿cómo determinar que ser emprendedor era algo genético? Para eso necesitaríamos individuos con la misma codificación genética. Y lo consiguieron. Para su investigación, los especialistas tuvieron como sujetos de control, precisamente, a gemelos.

Lee también: ¿Tienes el gen de emprendedor?

Dentro de los factores a analizar estuvieron la cantidad de negocios desarrollados por los gemelos, el tiempo que permanecieron como independientes y los deseos que tenían para crear nuevos negocios. Éstos fueron las controversiales conclusiones que arrojó el estudio:

  • La tendencia genética a favor del emprendedurismo es del 37% al 48%, dependiendo de los casos.
  • Existe una predisposición genética para identificar nuevas oportunidades, incluyendo por supuesto, las de negocios.
  • La independencia también tiene raíces genéticas, lo que en consecuencia hace más hábiles a unos sujetos frente a otros cuando están al frente de un negocio.
  • Los aspectos de la personalidad ligadas al emprendedurismo también tienen raíces genéticas. Estamos genéticamente predispuestos a ser más extrovertidos o abiertos ante los demás desde el vientre de nuestra madre.

Y si no tenemos el gen emprendedor, ¿podemos crear empresa?

Según Michael Baird, jefe del área científica del DNA Diagnostics Center, es probable que nuestros padres sean los responsables de que tengamos ese don emprendedor desde muy pequeños. Sin embargo, afirmar que la genética es determinante para que una persona se convierta en el futuro en un emprendedor de éxito sería algo demasiado aventurado.

Baird sostiene que la personalidad humana no es producto de un solo gen, sino más bien, la mezcla de varios genes que actúan a la vez. Pueden haber genes que nos vinculen con el lado emprendedor, pero a la vez, pueden existir genes que contrarresten tal vinculación, como por ejemplo, genes que inhiban entablar relaciones afectivas sólidas o que provoquen problemas de atención.

Y tampoco podemos olvidar que existen factores no genéticos que influyen directamente sobre nuestros deseos emprendedores. Por ejemplo, tenemos la ubicación geográfica donde crezcamos, la cultura que nos enseñen en casa, la educación que recibamos, la abundancia en la que vivan nuestros familiares o conocidos o, incluso, la cantidad de impuestos existentes sobre las empresas.

Sea o no que tengas los genes emprendedores, eso no es motivo para desmayar en tu sueño. Hasta que no se demuestre lo contrario, ser emprendedor seguirá siendo una cuestión de actitud y no de herencia.

Vía: inc.com
Foto: omicrono.com