El miedo siempre será más costoso que el error

miedo

Vamos, ¿a quién no le da miedo perder dinero al someterse a un riesgo? Pero, ¿sabías que evadir esos riesgos te genera aún más pérdidas? ¿Cómo así?

Punto por punto, trataremos de descifrar las razones por las que el miedo es más dañino para nuestra economía que el error:

  1. El miedo elimina nuestra inspiración

La inspiración es la madre de las grandes ideas, las cuales a su vez se transforman en dinero contante y sonante. Cuando el miedo es un patrón común de nuestro comportamiento, la inspiración se apaga como una fogata ante las olas del mar. Piénsalo por un instante: ¿crees que los arquitectos que diseñaron los más grandes edificios del mundo pensaban en que su obra pudiera caerse? Por supuesto que no. Las grandes obras nacen de la inspiración y del pensamiento positivo, no del miedo.

Lee también: Cómo puedes vencer el temor a emprender

  1. El miedo destruye la motivación

Hijastra del miedo es la duda, que al igual que el miedo aniquila nuestra gran batería diaria: la motivación. Cuando comenzamos a dudar respecto a una decisión de importancia, nuestra motivación se va quebrantado de a pocos ante la inacción y falta de energía para tomar riesgos.

  1. El miedo es costoso

El miedo debería pagar impuestos. Parece una postura descabellada, pero es lo que pienso. Y a continuación diré el porqué. Imagínate que Juan tiene una innovadora idea de negocio. Pero el miedo lo invade. Él cree que el dinero es un obstáculo para dar marcha a su idea de negocio, por lo que decide posponer su aventura empresarial para el siguiente año. Pasa el año, y cuando todo parece perfecto para Juan, a él le invade otro miedo: si bien ahora tiene dinero, aún no cuenta con clientes. Así que pospone su idea de negocio para otro año más tarde. Pasa el año y cuando está a punto de empezar su negocio se da cuenta que ya otros emprendedores han tomado su idea para hacer dinero, y que le resultará imposible vencerlos.

Si Juan se hubiera atrevido a dar rienda suelta a su idea, tal vez hubiera perdido dinero, o tal vez no. Es difícil de saberlo, pues no conocemos las motivaciones y capacidades que posee Juan. Lo que sí sabemos es que Juan va a perder dinero sí o sí al posponer la realización de su idea de negocio por tanto tiempo. Una vez más, repito, el miedo es sumamente costoso.

  1. El miedo genera pérdida de oportunidades

Esta vez olvidaré el tema del dinero para abocarme a una situación cotidiana. Es la fiesta de reunión de la universidad. Y ahí está la chica que siempre te gustó. Pero, resulta que tienes un miedo terrible a expresar lo que tú sientes por ella. Pasan los meses, y te enteras por las redes sociales que ella ya consiguió pareja. ¿Perdiste una oportunidad? Claro, y todo por tu miedo absurdo.

El miedo es como un bumerán. El miedo nos parece un mecanismo de defensa ante los peligros que nos rodean, sin embargo, en realidad es una especia de máquina de autoeliminación que nos consume las agallas de a pocos. Cuídate del miedo, y serás exitoso.

Vía: inc.com
Foto: lenmallen.com

Artículos Relacionados

comments