Errores que debes evitar para pedir un aumento

negociar-salario

Pedir un aumento. Parece toda una odisea. Y de verdad, lo es, pues según una consultora internacional, sólo un 3% de los empleados se animan a pedir a sus jefes un aumento de sueldo.

El resto espera que pasen los años hasta que el jefe se ofrezca, por voluntad propia, a aumentarle su remuneración. Por supuesto, que esta espera suele demorarse aproximadamente 5 años en promedio. ¿Estás dispuesto a soportar la espera?

Eres un producto, ¡demuéstralo!

Te diré una gran verdad: tu jefe no está enterado de lo esforzado y cumplido que eres. Así que no esperes a que él te dé un aumento por tu trabajo. Tienes que recordárselo. Pero, por supuesto, no de cualquier manera.

Lee también: 8 consejos para que pedir un aumento de sueldo

La estrategia más usual es el de la lástima. Problemas familiares, personales, económicos, etc., son algunas de las excusas utilizadas por los empleados para pedir un aumento de sueldo. ¿Crees realmente que tus problemas le interesan a tu empleador?

Es evidente que no. A tu jefe no le pagan para solucionar tus problemas personales. Le pagan para dar solución a los inconvenientes de la empresa. Por ello, recurrir a la lástima para pedir aumento es una mala estrategia, y que en muy raras ocasiones, obtiene buenos resultados. Para pedir un aumento hay que tomar nuestro trabajo como el que desarrollaría la máquina más moderna de la empresa: ¿cuánto producimos a la empresa?

Un cambio de mentalidad

La lógica de los empleados es que es el empleador el que le hace un favor. En otras palabras, él debe sentirse agradecido que dicho jefe le ha brindado un empleo. No hay que confundir la humildad con la justicia. Lo real es que en una relación laboral, tu jefe no te da la “oportunidad”, tú te la has ganado.

Partiendo de esa lógica, puedes negociar un salario en iguales condiciones. Si te identificas como un activo de la empresa, estarás en la capacidad de cuantificar tu desempeño y de demostrar a tu jefe que tu productividad es superior al salario que actualmente recibes. Pero, tampoco se trata de pedir un aumento del 100% para un mismo trabajo. Lo recomendable, según argumentan los especialistas, es no exigir un aumento más allá del 15% de lo actualmente percibido.

La estrategia a utilizar

Prepara toda la data que demuestre que eres sumamente productivo para la empresa. Prepara, también, un speech que convenza a tu empleador que un aumento es lo razonable. Y, pídele con anticipación una hora de su tiempo, pues tu discurso será amplio y, a la vez, muy puntual en los temas que son de su interés.

Ya lo sabes, no utilices nunca más la lástima, utiliza los números y las métricas para demostrarle a tu jefe que mereces ganar más.

Vía: lamenteesmaravillosa.com / americaeconomia.com
Foto: 0fees.net